bo.haerentanimo.net
Nuevas recetas

Filete y huevos clásicos

Filete y huevos clásicos


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Ingredientes

  • ⅓ Libra de filete de costilla deshuesado, de aproximadamente ½ pulgada de grosor
  • ¼ de cucharadita de sal
  • 1 ½ cucharadita de salsa picante, como Tabasco Original Red Sauce
  • 2 huevos grandes

Direcciones

Calienta una sartén a fuego medio-alto hasta que esté caliente. Espolvoree el bistec con sal, cúbralo generosamente con salsa picante y agréguelo a la sartén. Cocine el bistec unos 2 minutos por lado a fuego medio. Retire el bistec a un plato. Agregue los huevos a la sartén y cocine al gusto. Transfiera a un plato y sirva inmediatamente.

Tabla nutricional

Porciones1

Calorías por porción528

Equivalente de folato (total) 54μg13%


Sartén Gourmet de Bistec y Huevos

Una idea perfecta y elegante para el desayuno o el brunch que realza el clásico bistec con huevos. Huevos escalfados servidos con filet mignon es como se hace el brunch en nuestra casa. Algunas veces:)

No es ningún secreto que a nuestra familia le ENCANTA el desayuno. Nuestro único problema es que no somos gente de la mañana. Ninguno de nosotros. Por eso, el desayuno suele ser un problema.

Creo que desayunar temprano está totalmente sobrevalorado. Me gusta disfrutar de todo el proceso del desayuno. Cocinarlo y comerlo. Y en un domingo típico, cuando el munchkin me despierta antes de las 8 a.m. y mi cerebro aún no está preparado para operar, no puedo disfrutar de este delicado proceso. No puedo meterme comida en la boca y llamarlo desayuno. Francamente, tampoco puede el munchkin hambriento y déjame decirte & # 8230 que es una devoradora. Y los hubs suelen estar todavía dormidos. Así que es la hora tranquila del sofá para las dos chicas.

Los domingos por la mañana son para fijar y compartir en Facebook y ver Frozen por enésima vez esa semana. Munchkin se sienta a mi lado típicamente en su pijama de pijama y sorbe distraídamente una botella de leche. De alguna manera me las arreglo para reunir la fuerza suficiente para prepararme un capuchino de doble trago y recostarme junto al munchkin mientras busco ideas para el desayuno en Pinterest o hojeando mi revista Gourmet.

El fin de semana pasado, el munchkin me hizo correr por mi dinero. Me despertó a las 6 de la mañana con una gran sonrisa en su rostro y una mancha húmeda en su pijama. Cuando me vio, aplaudió con alegría y se acercó a mí diciendo: "¡Mami, mami, MOMMIE!" La última mamá fue un gruñido ... Munchkins a veces canaliza su tigre interior y gruñe sus palabras. Esto es aterrador y divertido.

Le cambié el pañal con un ojo abierto y el otro aún cerrado por el sueño y ambos bajamos las escaleras para tomar nuestros lugares en el cómodo y enorme sofá. Cumplí sus demandas de leche y Elsa y ambos nos sentamos en silencio disfrutando de nuestras respectivas agendas.

Estaba hojeando sin pensar una de mis muchas revistas de comida cuando vi un editorial glorioso sobre el desayuno. Tenía todas las comidas sabrosas, una gran cantidad de huevos frescos de granja, tocino ahumado casero, papas fritas caseras crujientes, croquetas de patata mantecosas, sémola cremosa y filetes de chuletón. Todo estaba colocado en una hermosa madera oscura envejecida y entre los platos había tallos de romero y tomillo. Me quedé mirando esto y estudié cada detalle.

Completamente distraída por este glorioso porno de comida, no me di cuenta de que la munchkin había entrado en la cocina y había abierto la nevera. Llevaba un plato de Filet Mignons que estaban marinando en el frigorífico para la cena. No siempre soy tan elegante, simplemente me sobró algo de una fiesta privada que atendí.

Al parecer, el munchkin quería bistec para el desayuno. Y comerá bistec.

Después de todo, estaba inspirado por esta extensión, así que me puse de pie y comencé a canalizar a mi chica sureña interior. Para mí, el bistec con huevos era tan increíblemente sureño y, además, acababa de comprar una sartén de hierro fundido que estaba deseando probar. Toda esta escena sureña me recordó mi viaje muy especial a Nueva Orleans, y me encontré deseando algo de sémola.

"¡Mamá te va a preparar un bocadillo de comida reconfortante!" Munchkin me miró indiferente con mi declaración y fue a sentarse en el sofá. Cifras.

Mis bistecs se habían marinado desde la noche anterior en una simple mezcla de Merlot y romero. Para mí, la terrosidad del romero y la cremosidad de los huevos combinan increíblemente bien.

Sequé un poco mis filetes con toallas de papel para absorber el líquido extra de la marinada. (Un bistec seco equivale a un dorado perfecto) Luego coloqué una cucharada de aceite de coco en mi sartén de hierro fundido, encendí el extractor de aire, abrí las ventanas y encendí la llama. Era la primera vez que lo usaba, así que me preocupaba que el tonto fumara la casa.

El resto se unió como un sueño. En lugar de sémola, engullí un poco las cosas con una polenta demasiado cremosa. Hago mi polenta con leche en lugar de agua para hacerla aún más cremosa. Y esta vez le agregué un ingrediente especial para darle un componente de sabor diferente y aún más cremosidad: queso crema batido.

Terminé con un hermoso huevo escalfado suavemente y unas pizcas de romero fresco.

Pssst & # 8230 ¡Tengo el último tutorial sobre huevos escalfados aquí mismo!

Y no lo sabías, miré el reloj y eran las 10 am, la hora perfecta para un desayuno tan fabuloso.


Sartén Gourmet de Bistec y Huevos

Una idea perfecta y elegante para el desayuno o el brunch que realza el clásico bistec con huevos. Huevos escalfados servidos con filet mignon es como se hace el brunch en nuestra casa. Algunas veces:)

No es ningún secreto que a nuestra familia le ENCANTA el desayuno. Nuestro único problema es que no somos gente de la mañana. Ninguno de nosotros. Por eso, el desayuno suele ser un problema.

Creo que desayunar temprano está totalmente sobrevalorado. Me gusta disfrutar de todo el proceso del desayuno. Cocinarlo y comerlo. Y en un domingo típico, cuando el munchkin me despierta antes de las 8 a.m. y mi cerebro aún no está preparado para operar, no puedo disfrutar de este delicado proceso. No puedo meterme comida en la boca y llamarlo desayuno. Francamente, tampoco puede el munchkin hambriento y déjame decirte & # 8230 que come. Y los hubs suelen estar todavía dormidos. Así que es la hora tranquila del sofá para las dos chicas.

Los domingos por la mañana son para fijar y compartir en Facebook y ver Frozen por enésima vez esa semana. Munchkin se sienta a mi lado típicamente en su pijama de pijama y sorbe distraídamente una botella de leche. De alguna manera me las arreglo para reunir la fuerza suficiente para prepararme un capuchino doble y recostarme junto al munchkin mientras busco ideas para el desayuno en Pinterest o hojeando mi revista Gourmet.

El fin de semana pasado, el munchkin me hizo correr por mi dinero. Me despertó a las 6 de la mañana con una gran sonrisa en su rostro y una mancha húmeda en su pijama. Cuando me vio, aplaudió con alegría y se acercó a mí diciendo: "¡Mami, mami, MOMMIE!" La última mamá fue un gruñido ... Munchkins a veces canaliza su tigre interior y gruñe sus palabras. Esto es aterrador y divertido.

Le cambié el pañal con un ojo abierto y el otro aún cerrado por el sueño y ambos bajamos las escaleras para tomar nuestros lugares en el cómodo y enorme sofá. Cumplí sus demandas de leche y Elsa y ambos nos sentamos en silencio disfrutando de nuestras respectivas agendas.

Estaba hojeando sin pensar una de mis muchas revistas de comida cuando vi un editorial glorioso sobre el desayuno. Tenía todas las comidas sabrosas, una gran cantidad de huevos frescos de granja, tocino ahumado casero, papas fritas caseras crujientes, croquetas de patata mantecosas, sémola cremosa y filetes de chuletón. Todo estaba colocado sobre una hermosa madera oscura envejecida y entre los platos había tallos de romero y tomillo. Me quedé mirando esto y estudié cada detalle.

Completamente distraída por este glorioso porno de comida, no me di cuenta de que la munchkin había entrado en la cocina y había abierto la nevera. Llevaba un plato de Filet Mignons que estaban marinando en el frigorífico para la cena. Yo & # 8217 no siempre soy tan elegante, simplemente tuve algunas sobras de una fiesta privada que atendí.

Al parecer, el munchkin quería bistec para el desayuno. Y comerá bistec.

Después de todo, estaba inspirado por esta extensión, así que me puse de pie y comencé a canalizar a mi chica sureña interior. Para mí, el bistec con huevos era tan increíblemente sureño y, además, acababa de comprar una sartén de hierro fundido que estaba deseando probar. Toda esta escena sureña me recordó mi viaje muy especial a Nueva Orleans, y me encontré deseando algo de sémola.

"¡Mamá te va a preparar un bocadillo de comida reconfortante!" Munchkin me miró indiferente con mi declaración y fue a sentarse en el sofá. Cifras.

Mis bistecs se habían marinado desde la noche anterior en una simple mezcla de Merlot y romero. Para mí, la terrosidad del romero y la cremosidad de los huevos combinan increíblemente bien.

Sequé un poco mis filetes con toallas de papel para absorber el líquido extra de la marinada. (Un bistec seco equivale a un dorado perfecto) Luego coloqué una cucharada de aceite de coco en mi sartén de hierro fundido, encendí el extractor de aire, abrí las ventanas y encendí la llama. Era la primera vez que lo usaba, así que me preocupaba que el tonto fumara la casa.

El resto se unió como un sueño. En lugar de sémola, engullí un poco las cosas con una polenta demasiado cremosa. Hago mi polenta con leche en lugar de agua para hacerla aún más cremosa. Y esta vez le agregué un ingrediente especial para darle un componente de sabor diferente y aún más cremosidad: queso crema batido.

Terminé con un hermoso huevo escalfado suavemente y unas pizcas de romero fresco.

Pssst & # 8230 ¡Tengo el último tutorial sobre huevos escalfados aquí mismo!

Y no lo sabías, miré el reloj y eran las 10 am, la hora perfecta para un desayuno tan fabuloso.


Sartén Gourmet de Bistec y Huevos

Una idea perfecta y elegante para el desayuno o el brunch que realza el clásico bistec con huevos. Huevos escalfados servidos con filet mignon es como se hace el brunch en nuestra casa. Algunas veces:)

No es ningún secreto que a nuestra familia le ENCANTA el desayuno. Nuestro único problema es que no somos gente de la mañana. Ninguno de nosotros. Por eso, el desayuno suele ser un problema.

Creo que desayunar temprano está totalmente sobrevalorado. Me gusta disfrutar de todo el proceso del desayuno. Cocinarlo y comerlo. Y en un domingo típico, cuando el munchkin me despierta antes de las 8 a.m. y mi cerebro aún no está preparado para operar, no puedo disfrutar de este delicado proceso. No puedo meterme comida en la boca y llamarlo desayuno. Francamente, tampoco puede el munchkin hambriento y déjame decirte & # 8230 que come. Y los hubs suelen estar todavía dormidos. Así que es la hora tranquila del sofá para las dos chicas.

Los domingos por la mañana son para fijar y compartir en Facebook y ver Frozen por enésima vez esa semana. Munchkin se sienta a mi lado típicamente en su pijama de pijama y sorbe distraídamente una botella de leche. De alguna manera me las arreglo para reunir la fuerza suficiente para prepararme un capuchino doble y recostarme junto al munchkin mientras busco ideas para el desayuno en Pinterest o hojeando mi revista Gourmet.

El fin de semana pasado, el munchkin me hizo correr por mi dinero. Me despertó a las 6 de la mañana con una gran sonrisa en su rostro y una mancha húmeda en su pijama. Cuando me vio, aplaudió alegremente y se acercó a mí diciendo: "¡Mami, mami, MOMMIE!" La última mamá fue un gruñido ... Munchkins a veces canaliza su tigre interior y gruñe sus palabras. Esto es aterrador y divertido.

Le cambié el pañal con un ojo abierto y el otro aún cerrado por el sueño y ambos bajamos las escaleras para tomar nuestros lugares en el cómodo y enorme sofá. Cumplí sus demandas de leche y Elsa y ambos nos sentamos en silencio disfrutando de nuestras respectivas agendas.

Estaba hojeando sin pensar una de mis muchas revistas de comida cuando vi un editorial glorioso sobre el desayuno. Tenía todas las comidas sabrosas, una gran cantidad de huevos frescos de granja, tocino ahumado casero, papas fritas caseras crujientes, croquetas de patata mantecosas, sémola cremosa y filetes de chuletón. Todo estaba colocado en una hermosa madera oscura envejecida y entre los platos había tallos de romero y tomillo. Me quedé mirando esto y estudié cada detalle.

Completamente distraída por este glorioso porno de comida, no me di cuenta de que la munchkin había entrado en la cocina y había abierto la nevera. Llevaba un plato de Filet Mignons que estaban marinando en el frigorífico para la cena. Yo & # 8217 no siempre soy tan elegante, simplemente tuve algunas sobras de una fiesta privada que atendí.

Al parecer, el munchkin quería bistec para el desayuno. Y comerá bistec.

Después de todo, estaba inspirado por esta extensión, así que me puse de pie y comencé a canalizar a mi chica sureña interior. Para mí, el bistec con huevos era tan increíblemente sureño y, además, acababa de comprar una sartén de hierro fundido que estaba deseando probar. Toda esta escena sureña me recordó mi viaje muy especial a Nueva Orleans, y me encontré deseando algo de sémola.

"¡Mamá te va a preparar un bocadillo de comida reconfortante!" Munchkin me miró indiferente con mi declaración y fue a sentarse en el sofá. Cifras.

Mis bistecs se habían marinado desde la noche anterior en una simple mezcla de Merlot y romero. Para mí, la terrosidad del romero y la cremosidad de los huevos combinan increíblemente bien.

Sequé un poco mis filetes con toallas de papel para absorber el líquido extra de la marinada. (Un bistec seco equivale a un dorado perfecto) Luego coloqué una cucharada de aceite de coco en mi sartén de hierro fundido, encendí el extractor de aire, abrí las ventanas y encendí la llama. Era la primera vez que lo usaba, así que me preocupaba que el tonto fumara la casa.

El resto se unió como un sueño. En lugar de sémola, engullí un poco las cosas con una polenta demasiado cremosa. Hago mi polenta con leche en lugar de agua para hacerla aún más cremosa. Y esta vez le agregué un ingrediente especial para darle un componente de sabor diferente y aún más cremosidad: queso crema batido.

Terminé con un hermoso huevo escalfado suavemente y unas pizcas de romero fresco.

Pssst & # 8230 ¡Tengo el último tutorial sobre huevos escalfados aquí mismo!

Y no lo sabías, miré el reloj y eran las 10 am, la hora perfecta para un desayuno tan fabuloso.


Sartén Gourmet de Bistec y Huevos

Una idea perfecta y elegante para el desayuno o el brunch que realza el clásico bistec con huevos. Huevos escalfados servidos con filet mignon es como se hace el brunch en nuestra casa. Algunas veces:)

No es ningún secreto que a nuestra familia le ENCANTA el desayuno. Nuestro único problema es que no somos gente de la mañana. Ninguno de nosotros. Por eso, el desayuno suele ser un problema.

Creo que desayunar temprano está totalmente sobrevalorado. Me gusta disfrutar de todo el proceso del desayuno. Cocinarlo y comerlo. Y en un domingo típico, cuando el munchkin me despierta antes de las 8 a.m. y mi cerebro aún no está preparado para operar, no puedo disfrutar de este delicado proceso. No puedo meterme comida en la boca y llamarlo desayuno. Francamente, tampoco puede el munchkin hambriento y déjame decirte & # 8230 que come. Y los hubs suelen estar todavía dormidos. Así que es la hora tranquila del sofá para las dos chicas.

Los domingos por la mañana son para fijar y compartir en Facebook y ver Frozen por enésima vez esa semana. Munchkin se sienta a mi lado típicamente en su pijama de pijama y sorbe distraídamente una botella de leche. De alguna manera me las arreglo para reunir la fuerza suficiente para prepararme un capuchino de doble trago y recostarme junto al munchkin mientras busco ideas para el desayuno en Pinterest o hojeando mi revista Gourmet.

El fin de semana pasado, el munchkin me hizo correr por mi dinero. Me despertó a las 6 de la mañana con una gran sonrisa en su rostro y una mancha húmeda en su pijama. Cuando me vio, aplaudió con alegría y se acercó a mí diciendo: "¡Mami, mami, MOMMIE!" La última mamá fue un gruñido ... Munchkins a veces canaliza su tigre interior y gruñe sus palabras. Esto es aterrador y divertido.

Le cambié el pañal con un ojo abierto y el otro aún cerrado por el sueño y ambos bajamos las escaleras para tomar nuestros lugares en el cómodo y enorme sofá. Cumplí sus demandas de leche y Elsa y ambos nos sentamos en silencio disfrutando de nuestras respectivas agendas.

Estaba hojeando sin pensar una de mis muchas revistas de comida cuando vi un editorial glorioso sobre el desayuno. Tenía todas las comidas sabrosas, una gran cantidad de huevos frescos de granja, tocino ahumado casero, papas fritas caseras crujientes, croquetas de patata mantecosas, sémola cremosa y filetes de chuletón. Todo estaba colocado sobre una hermosa madera oscura envejecida y entre los platos había tallos de romero y tomillo. Me quedé mirando esto y estudié cada detalle.

Completamente distraída por este glorioso porno de comida, no me di cuenta de que la munchkin había entrado en la cocina y había abierto la nevera. Llevaba un plato de Filet Mignons que estaban marinando en el frigorífico para la cena. No siempre soy tan elegante, simplemente me sobró algo de una fiesta privada que atendí.

Al parecer, el munchkin quería bistec para el desayuno. Y comerá bistec.

Después de todo, estaba inspirado por esta extensión, así que me puse de pie y comencé a canalizar a mi chica sureña interior. Para mí, el bistec con huevos era tan increíblemente sureño y, además, acababa de comprar una sartén de hierro fundido que estaba deseando probar. Toda esta escena sureña me recordó mi viaje muy especial a Nueva Orleans, y me encontré deseando algo de sémola.

"¡Mamá te va a preparar un bocadillo de comida reconfortante!" Munchkin me miró indiferente con mi declaración y fue a sentarse en el sofá. Cifras.

Mis bistecs se habían marinado desde la noche anterior en una simple mezcla de Merlot y romero. Para mí, la terrosidad del romero y la cremosidad de los huevos combinan increíblemente bien.

Sequé un poco mis filetes con toallas de papel para absorber el líquido extra de la marinada. (Un bistec seco equivale a un dorado perfecto) Luego coloqué una cucharada de aceite de coco en mi sartén de hierro fundido, encendí el extractor de aire, abrí las ventanas y encendí la llama. Era la primera vez que lo usaba, así que me preocupaba que el tonto fumara la casa.

El resto se unió como un sueño. En lugar de sémola, engullí un poco las cosas con una polenta demasiado cremosa. Hago mi polenta con leche en lugar de agua para hacerla aún más cremosa. Y esta vez le agregué un ingrediente especial para darle un componente de sabor diferente y aún más cremosidad: queso crema batido.

Terminé con un hermoso huevo escalfado suavemente y unas pizcas de romero fresco.

Pssst & # 8230 ¡Tengo el último tutorial sobre huevos escalfados aquí mismo!

Y no lo sabías, miré el reloj y eran las 10 am, la hora perfecta para un desayuno tan fabuloso.


Sartén Gourmet de Bistec y Huevos

Una idea perfecta y elegante para el desayuno o el brunch que realza el clásico bistec con huevos. Huevos escalfados servidos con filet mignon es como se hace el brunch en nuestra casa. Algunas veces:)

No es ningún secreto que a nuestra familia le ENCANTA el desayuno. Nuestro único problema es que no somos gente de la mañana. Ninguno de nosotros. Por eso, el desayuno suele ser un problema.

Creo que desayunar temprano está totalmente sobrevalorado. Me gusta disfrutar de todo el proceso del desayuno. Cocinarlo y comerlo. Y en un domingo típico, cuando el munchkin me despierta antes de las 8 a.m. y mi cerebro aún no está preparado para operar, no puedo disfrutar de este delicado proceso. No puedo meterme comida en la boca y llamarlo desayuno. Francamente, tampoco puede el munchkin hambriento y déjame decirte & # 8230 que es una devoradora. Y los hubs suelen estar todavía dormidos. Así que es la hora tranquila del sofá para las dos chicas.

Los domingos por la mañana son para fijar y compartir en Facebook y ver Frozen por enésima vez esa semana. Munchkin se sienta a mi lado típicamente en su pijama de pijama bebiendo distraídamente una botella de leche. De alguna manera me las arreglo para reunir la fuerza suficiente para prepararme un capuchino de doble trago y recostarme junto al munchkin mientras busco ideas para el desayuno en Pinterest o hojeando mi revista Gourmet.

El fin de semana pasado, el munchkin me hizo correr por mi dinero. Me despertó a las 6 de la mañana con una gran sonrisa en su rostro y una mancha húmeda en su pijama. Cuando me vio, aplaudió con alegría y se acercó a mí diciendo: "¡Mami, mami, MOMMIE!" La última mamá fue un gruñido ... Munchkins a veces canaliza su tigre interior y gruñe sus palabras. Esto es aterrador y divertido.

Le cambié el pañal con un ojo abierto y el otro aún cerrado por el sueño y ambos bajamos las escaleras para tomar nuestros lugares en el cómodo y enorme sofá. Cumplí sus demandas de leche y Elsa y ambos nos sentamos en silencio disfrutando de nuestras respectivas agendas.

Estaba hojeando sin pensar una de mis muchas revistas de comida cuando vi un editorial glorioso sobre el desayuno. Tenía todas las comidas sabrosas, una gran cantidad de huevos frescos de granja, tocino ahumado casero, papas fritas caseras crujientes, croquetas de patata mantecosas, sémola cremosa y filetes de chuletón. Todo estaba colocado en una hermosa madera oscura envejecida y entre los platos había tallos de romero y tomillo. Me quedé mirando esto y estudié cada detalle.

Completamente distraída por este glorioso porno de comida, no me di cuenta de que la munchkin había entrado en la cocina y había abierto la nevera. Llevaba un plato de Filet Mignons que estaban marinando en el frigorífico para la cena. Yo & # 8217 no siempre soy tan elegante, simplemente tuve algunas sobras de una fiesta privada que atendí.

Al parecer, el munchkin quería bistec para el desayuno. Y comerá bistec.

Después de todo, estaba inspirado por esta extensión, así que me puse de pie y comencé a canalizar a mi chica sureña interior. Para mí, el bistec con huevos era tan increíblemente sureño y, además, acababa de comprar una sartén de hierro fundido que estaba deseando probar. Toda esta escena sureña me recordó mi viaje muy especial a Nueva Orleans, y me encontré deseando algo de sémola.

"¡Mamá te va a preparar un bocadillo de comida reconfortante!" Munchkin me miró indiferente con mi declaración y fue a sentarse en el sofá. Cifras.

Mis bistecs se habían marinado desde la noche anterior en una simple mezcla de Merlot y romero. Para mí, la terrosidad del romero y la cremosidad de los huevos combinan increíblemente bien.

Sequé un poco mis filetes con toallas de papel para absorber el líquido extra de la marinada. (Un bistec seco equivale a un dorado perfecto) Luego coloqué una cucharada de aceite de coco en mi sartén de hierro fundido, encendí el extractor, abrí las ventanas y encendí la llama. Era la primera vez que lo usaba, así que me preocupaba que el tonto fumara la casa.

El resto se juntó como un sueño. En lugar de sémola, engullí un poco las cosas con una polenta demasiado cremosa. Hago mi polenta con leche en lugar de agua para hacerla aún más cremosa. Y esta vez le agregué un ingrediente especial para darle un componente de sabor diferente y aún más cremosidad: queso crema batido.

Terminé con un hermoso huevo escalfado suavemente y unas pizcas de romero fresco.

Pssst & # 8230 ¡Tengo el último tutorial sobre huevos escalfados aquí mismo!

Y no lo sabías, miré el reloj y eran las 10 am, la hora perfecta para un desayuno tan fabuloso.


Sartén Gourmet de Bistec y Huevos

Una idea perfecta y elegante para el desayuno o el brunch que realza el clásico bistec con huevos. Huevos escalfados servidos con filet mignon es como se hace el brunch en nuestra casa. Algunas veces:)

No es ningún secreto que a nuestra familia le ENCANTA el desayuno. Nuestro único problema es que no somos gente de la mañana. Ninguno de nosotros. Por eso, el desayuno suele ser un problema.

Creo que desayunar temprano está totalmente sobrevalorado. Me gusta disfrutar de todo el proceso del desayuno. Cocinarlo y comerlo. Y en un domingo típico, cuando el munchkin me despierta antes de las 8 a.m. y mi cerebro aún no está preparado para operar, no puedo disfrutar de este delicado proceso. No puedo meterme comida en la boca y llamarlo desayuno. Francamente, tampoco puede el munchkin hambriento y déjame decirte & # 8230 que es una devoradora. Y los hubs suelen estar todavía dormidos. Así que es la hora tranquila del sofá para las dos chicas.

Los domingos por la mañana son para fijar y compartir en Facebook y ver Frozen por enésima vez esa semana. Munchkin se sienta a mi lado típicamente en su pijama de pijama bebiendo distraídamente una botella de leche. De alguna manera me las arreglo para reunir la fuerza suficiente para prepararme un capuchino doble y recostarme junto al munchkin mientras busco ideas para el desayuno en Pinterest o hojeando mi revista Gourmet.

El fin de semana pasado, el munchkin me hizo correr por mi dinero. Me despertó a las 6 de la mañana con una gran sonrisa en su rostro y una mancha húmeda en su pijama. Cuando me vio, aplaudió con alegría y se acercó a mí diciendo: "¡Mami, mami, MOMMIE!" La última mamá fue un gruñido ... Munchkins a veces canaliza su tigre interior y gruñe sus palabras. Esto es aterrador y divertido.

Le cambié el pañal con un ojo abierto y el otro todavía cerrado por el sueño y ambos bajamos las escaleras para tomar nuestros lugares en el cómodo y enorme sofá. Cumplí sus demandas de leche y Elsa y ambos nos sentamos en silencio disfrutando de nuestras respectivas agendas.

Estaba hojeando sin pensar una de mis muchas revistas de comida cuando vi un editorial glorioso sobre el desayuno. Tenía todas las comidas sabrosas, una gran cantidad de huevos frescos de granja, tocino ahumado casero, papas fritas caseras crujientes, croquetas de patata mantecosas, sémola cremosa y filetes de chuletón. Todo estaba colocado en una hermosa madera oscura envejecida y entre los platos había tallos de romero y tomillo. Me quedé mirando esto y estudié cada detalle.

Completamente distraída por este glorioso porno de comida, no me di cuenta de que la munchkin había entrado en la cocina y había abierto la nevera. Llevaba un plato de Filet Mignons que estaban marinando en el frigorífico para la cena. Yo & # 8217 no siempre soy tan elegante, simplemente tuve algunas sobras de una fiesta privada que atendí.

Al parecer, el munchkin quería bistec para el desayuno. Y comerá bistec.

Después de todo, estaba inspirado por esta extensión, así que me puse de pie y comencé a canalizar a mi chica sureña interior. Para mí, el bistec con huevos era tan increíblemente sureño y, además, acababa de comprar una sartén de hierro fundido que estaba deseando probar. Toda esta escena sureña me recordó mi viaje muy especial a Nueva Orleans, y me encontré deseando algo de sémola.

"¡Mamá te va a preparar un bocadillo de comida reconfortante!" Munchkin me miró indiferente con mi declaración y fue a sentarse en el sofá. Cifras.

Mis bistecs se habían marinado desde la noche anterior en una simple mezcla de Merlot y romero. Para mí, la terrosidad del romero y la cremosidad de los huevos combinan increíblemente bien.

Sequé un poco mis filetes con toallas de papel para absorber el líquido extra de la marinada. (Un bistec seco equivale a un dorado perfecto) Luego coloqué una cucharada de aceite de coco en mi sartén de hierro fundido, encendí el extractor de aire, abrí las ventanas y encendí la llama. Era la primera vez que lo usaba, así que me preocupaba que el tonto fumara la casa.

El resto se juntó como un sueño. En lugar de sémola, engullí un poco las cosas con una polenta demasiado cremosa. Hago mi polenta con leche en lugar de agua para hacerla aún más cremosa. Y esta vez le agregué un ingrediente especial para darle un componente de sabor diferente y aún más cremosidad: queso crema batido.

Terminé con un hermoso huevo escalfado suavemente y unas pizcas de romero fresco.

Pssst & # 8230 ¡Tengo el último tutorial sobre huevos escalfados aquí mismo!

Y no lo sabías, miré el reloj y eran las 10 am, la hora perfecta para un desayuno tan fabuloso.


Sartén Gourmet de Bistec y Huevos

Una idea perfecta y elegante para el desayuno o el brunch que realza el clásico bistec con huevos. Huevos escalfados servidos con filet mignon es como se hace el brunch en nuestra casa. Algunas veces:)

No es ningún secreto que a nuestra familia le ENCANTA el desayuno. Nuestro único problema es que no somos gente de la mañana. Ninguno de nosotros. Por eso, el desayuno suele ser un problema.

Creo que desayunar temprano está totalmente sobrevalorado. Me gusta disfrutar de todo el proceso del desayuno. Cocinarlo y comerlo. Y en un domingo típico, cuando el munchkin me despierta antes de las 8 a.m. y mi cerebro aún no está preparado para operar, no puedo disfrutar de este delicado proceso. No puedo meterme comida en la boca y llamarlo desayuno. Francamente, tampoco puede el munchkin hambriento y déjame decirte & # 8230 que come. Y los hubs suelen estar todavía dormidos. Así que es la hora tranquila del sofá para las dos chicas.

Los domingos por la mañana son para fijar y compartir en Facebook y ver Frozen por enésima vez esa semana. Munchkin se sienta a mi lado típicamente en su pijama de pijama bebiendo distraídamente una botella de leche. De alguna manera me las arreglo para reunir la fuerza suficiente para prepararme un capuchino de doble trago y recostarme junto al munchkin mientras busco ideas para el desayuno en Pinterest o hojeando mi revista Gourmet.

El fin de semana pasado, el munchkin me hizo correr por mi dinero. Me despertó a las 6 de la mañana con una gran sonrisa en su rostro y una mancha húmeda en su pijama. Cuando me vio, aplaudió con alegría y se acercó a mí diciendo: "¡Mami, mami, MOMMIE!" La última mamá fue un gruñido ... Munchkins a veces canaliza su tigre interior y gruñe sus palabras. Esto es aterrador y divertido.

Le cambié el pañal con un ojo abierto y el otro aún cerrado por el sueño y ambos bajamos las escaleras para tomar nuestros lugares en el cómodo y enorme sofá. Cumplí sus demandas de leche y Elsa y ambos nos sentamos en silencio disfrutando de nuestras respectivas agendas.

Estaba hojeando sin pensar una de mis muchas revistas de comida cuando vi un editorial glorioso sobre el desayuno. Tenía todas las comidas sabrosas, una gran cantidad de huevos frescos de granja, tocino ahumado casero, papas fritas caseras crujientes, croquetas de patata mantecosas, sémola cremosa y filetes de chuletón. Todo estaba colocado sobre una hermosa madera oscura envejecida y entre los platos había tallos de romero y tomillo. Me quedé mirando esto y estudié cada detalle.

Completamente distraída por este glorioso porno de comida, no me di cuenta de que la munchkin había entrado en la cocina y había abierto la nevera. Llevaba un plato de Filet Mignons que estaban marinando en el frigorífico para la cena. No siempre soy tan elegante, simplemente me sobró algo de una fiesta privada que atendí.

Al parecer, el munchkin quería bistec para el desayuno. Y comerá bistec.

Después de todo, estaba inspirado por esta extensión, así que me puse de pie y comencé a canalizar a mi chica sureña interior. Para mí, el bistec con huevos era tan increíblemente sureño y, además, acababa de comprar una sartén de hierro fundido que estaba deseando probar. Toda esta escena sureña me recordó mi viaje muy especial a Nueva Orleans, y me encontré deseando algo de sémola.

"¡Mamá te va a preparar un bocadillo de comida reconfortante!" Munchkin me miró indiferente con mi declaración y fue a sentarse en el sofá. Cifras.

Mis bistecs se habían marinado desde la noche anterior en una simple mezcla de Merlot y romero. Para mí, la terrosidad del romero y la cremosidad de los huevos combinan increíblemente bien.

Sequé un poco mis filetes con toallas de papel para absorber el líquido extra de la marinada. (Un bistec seco equivale a un dorado perfecto) Luego coloqué una cucharada de aceite de coco en mi sartén de hierro fundido, encendí el extractor, abrí las ventanas y encendí la llama. Era la primera vez que lo usaba, así que me preocupaba que el tonto fumara la casa.

El resto se unió como un sueño. En lugar de sémola, engullí un poco las cosas con una polenta demasiado cremosa. Hago mi polenta con leche en lugar de agua para hacerla aún más cremosa. Y esta vez le agregué un ingrediente especial para darle un componente de sabor diferente y aún más cremosidad: queso crema batido.

I finished things off with a beautiful gently poached egg and a few sprinkles of fresh rosemary.

Pssst… I have the ULTIMATE Poached egg tutorial right here!

And wouldn’t you know it, I looked at the clock and it was 10am, the perfect time for a breakfast this fabulous.


Gourmet Steak and Eggs Skillet

A perfect and elegant breakfast or brunch idea that amps up the classic steak and eggs. Runny poached eggs served with filet mignon is how brunch is done in our house. Sometimes:)

It is no secret that our family LOVES breakfast. Our only issue is that we are not morning people. None of us. So breakfast tends to be a problem.

I think having early breakfasts are totally overrated. I like to enjoy the entire process of breakfast. Cooking and eating it. And on a typical Sunday, when the munchkin wakes me up before 8am and my brain is not yet prepared to operate, I cannot enjoy this delicate process. I cannot shovel food in my mouth and call it breakfast. Frankly, neither can the hungry munchkin and let me tell you… she’s an eater. And the hubs is typically still asleep. So it’s quiet couch time for the two of us gals.

Sundays mornings are for pinning and Facebooking and watching Frozen for the umpteenth time that week. Munchkin sits next to me typically in her onesie pj’s sipping a bottle of milk absentmindedly. Somehow I manage to conjure up enough strength to brew myself a double shot cappuccino and lay back next to the munchkin while looking for breakfast ideas on Pinterest or scanning through my Gourmet magazine.

Last weekend, the munchkin gave me a run for my money. She woke me up at 6am with a huge grin on her face and a wet spot on her pj’s. When she laid eyes on me, she clapped gleefully and reached up for me saying, “ Mommy, mommy, MOMMIE!” The last mommie was a growl…munchkins sometimes channels her inner tiger and growls out her words. This is both terrifying and hilarious.

I changed her diaper with one eye open and the other still shut with sleep and we both made our way downstairs to take our places on the comfy, oversized couch. I met her demands of milk and Elsa and we both sat quietly enjoying our respective agendas.

I was mindlessly leafing through one of my many food magazines when I saw a glorious breakfast editorial. It had all savory foods, a cornucopia of farm fresh eggs, homemade smoked bacon, crispy home fries, buttery hash browns, creamy grits and t-bone steaks. It was all set on gorgeous, dark distressed wood and in between the plates were stems of rosemary and thyme. I stared at this and studied each detail.

Completely distracted by this glorious food porn, I did not notice that the munchkin had made her way into the kitchen and had opened the fridge. She was carrying a plate of Filet Mignons that were marinating in the fridge for dinner. I’m not always this fancy, I just happened to have some leftover from a private party I catered.

Apparently the munchkin wanted steak for breakfast. And steak she shall have.

I was after all inspired by this spread so I leapt to my feet and started channeling my inner southern girl. To me steak and eggs was so incredibly southern plus I had just purchased a cast iron skillet that I was itching to try out. This whole Southern scene all reminded me of my very special trip to New Orleans, and I found myself craving some grits.

“Mama is going to make you some comfort food munchkin!” Munchkin looked at me unimpressed with my statement and went to sit back on the couch. Cifras.

My steaks had been marinating since the night before in a simple mixture of Merlot and rosemary. For me, the earthiness of rosemary and the creaminess of eggs pairs up incredibly well.

I dried my steaks a bit with some paper towels to absorb the extra liquid from the marinade. (A dry steak equals a perfect sear) I then placed a tablespoon of coconut oil into my cast iron pan, turned on the exhaust fan, opened up the windows and turned the flame onto high. It was my first time using it so I was worried the sucker would smoke the house up.

The rest came together like a dream. Instead of grits, I gourmeted things up a bit with an overly creamy polenta. I make my polenta with milk instead of water to make it even creamier. And I added a special ingredient this time to give it a different flavor component and even more creaminess: whipped cream cheese.

I finished things off with a beautiful gently poached egg and a few sprinkles of fresh rosemary.

Pssst… I have the ULTIMATE Poached egg tutorial right here!

And wouldn’t you know it, I looked at the clock and it was 10am, the perfect time for a breakfast this fabulous.


Gourmet Steak and Eggs Skillet

A perfect and elegant breakfast or brunch idea that amps up the classic steak and eggs. Runny poached eggs served with filet mignon is how brunch is done in our house. Sometimes:)

It is no secret that our family LOVES breakfast. Our only issue is that we are not morning people. None of us. So breakfast tends to be a problem.

I think having early breakfasts are totally overrated. I like to enjoy the entire process of breakfast. Cooking and eating it. And on a typical Sunday, when the munchkin wakes me up before 8am and my brain is not yet prepared to operate, I cannot enjoy this delicate process. I cannot shovel food in my mouth and call it breakfast. Frankly, neither can the hungry munchkin and let me tell you… she’s an eater. And the hubs is typically still asleep. So it’s quiet couch time for the two of us gals.

Sundays mornings are for pinning and Facebooking and watching Frozen for the umpteenth time that week. Munchkin sits next to me typically in her onesie pj’s sipping a bottle of milk absentmindedly. Somehow I manage to conjure up enough strength to brew myself a double shot cappuccino and lay back next to the munchkin while looking for breakfast ideas on Pinterest or scanning through my Gourmet magazine.

Last weekend, the munchkin gave me a run for my money. She woke me up at 6am with a huge grin on her face and a wet spot on her pj’s. When she laid eyes on me, she clapped gleefully and reached up for me saying, “ Mommy, mommy, MOMMIE!” The last mommie was a growl…munchkins sometimes channels her inner tiger and growls out her words. This is both terrifying and hilarious.

I changed her diaper with one eye open and the other still shut with sleep and we both made our way downstairs to take our places on the comfy, oversized couch. I met her demands of milk and Elsa and we both sat quietly enjoying our respective agendas.

I was mindlessly leafing through one of my many food magazines when I saw a glorious breakfast editorial. It had all savory foods, a cornucopia of farm fresh eggs, homemade smoked bacon, crispy home fries, buttery hash browns, creamy grits and t-bone steaks. It was all set on gorgeous, dark distressed wood and in between the plates were stems of rosemary and thyme. I stared at this and studied each detail.

Completely distracted by this glorious food porn, I did not notice that the munchkin had made her way into the kitchen and had opened the fridge. She was carrying a plate of Filet Mignons that were marinating in the fridge for dinner. I’m not always this fancy, I just happened to have some leftover from a private party I catered.

Apparently the munchkin wanted steak for breakfast. And steak she shall have.

I was after all inspired by this spread so I leapt to my feet and started channeling my inner southern girl. To me steak and eggs was so incredibly southern plus I had just purchased a cast iron skillet that I was itching to try out. This whole Southern scene all reminded me of my very special trip to New Orleans, and I found myself craving some grits.

“Mama is going to make you some comfort food munchkin!” Munchkin looked at me unimpressed with my statement and went to sit back on the couch. Cifras.

My steaks had been marinating since the night before in a simple mixture of Merlot and rosemary. For me, the earthiness of rosemary and the creaminess of eggs pairs up incredibly well.

I dried my steaks a bit with some paper towels to absorb the extra liquid from the marinade. (A dry steak equals a perfect sear) I then placed a tablespoon of coconut oil into my cast iron pan, turned on the exhaust fan, opened up the windows and turned the flame onto high. It was my first time using it so I was worried the sucker would smoke the house up.

The rest came together like a dream. Instead of grits, I gourmeted things up a bit with an overly creamy polenta. I make my polenta with milk instead of water to make it even creamier. And I added a special ingredient this time to give it a different flavor component and even more creaminess: whipped cream cheese.

I finished things off with a beautiful gently poached egg and a few sprinkles of fresh rosemary.

Pssst… I have the ULTIMATE Poached egg tutorial right here!

And wouldn’t you know it, I looked at the clock and it was 10am, the perfect time for a breakfast this fabulous.


Gourmet Steak and Eggs Skillet

A perfect and elegant breakfast or brunch idea that amps up the classic steak and eggs. Runny poached eggs served with filet mignon is how brunch is done in our house. Sometimes:)

It is no secret that our family LOVES breakfast. Our only issue is that we are not morning people. None of us. So breakfast tends to be a problem.

I think having early breakfasts are totally overrated. I like to enjoy the entire process of breakfast. Cooking and eating it. And on a typical Sunday, when the munchkin wakes me up before 8am and my brain is not yet prepared to operate, I cannot enjoy this delicate process. I cannot shovel food in my mouth and call it breakfast. Frankly, neither can the hungry munchkin and let me tell you… she’s an eater. And the hubs is typically still asleep. So it’s quiet couch time for the two of us gals.

Sundays mornings are for pinning and Facebooking and watching Frozen for the umpteenth time that week. Munchkin sits next to me typically in her onesie pj’s sipping a bottle of milk absentmindedly. Somehow I manage to conjure up enough strength to brew myself a double shot cappuccino and lay back next to the munchkin while looking for breakfast ideas on Pinterest or scanning through my Gourmet magazine.

Last weekend, the munchkin gave me a run for my money. She woke me up at 6am with a huge grin on her face and a wet spot on her pj’s. When she laid eyes on me, she clapped gleefully and reached up for me saying, “ Mommy, mommy, MOMMIE!” The last mommie was a growl…munchkins sometimes channels her inner tiger and growls out her words. This is both terrifying and hilarious.

I changed her diaper with one eye open and the other still shut with sleep and we both made our way downstairs to take our places on the comfy, oversized couch. I met her demands of milk and Elsa and we both sat quietly enjoying our respective agendas.

I was mindlessly leafing through one of my many food magazines when I saw a glorious breakfast editorial. It had all savory foods, a cornucopia of farm fresh eggs, homemade smoked bacon, crispy home fries, buttery hash browns, creamy grits and t-bone steaks. It was all set on gorgeous, dark distressed wood and in between the plates were stems of rosemary and thyme. I stared at this and studied each detail.

Completely distracted by this glorious food porn, I did not notice that the munchkin had made her way into the kitchen and had opened the fridge. She was carrying a plate of Filet Mignons that were marinating in the fridge for dinner. I’m not always this fancy, I just happened to have some leftover from a private party I catered.

Apparently the munchkin wanted steak for breakfast. And steak she shall have.

I was after all inspired by this spread so I leapt to my feet and started channeling my inner southern girl. To me steak and eggs was so incredibly southern plus I had just purchased a cast iron skillet that I was itching to try out. This whole Southern scene all reminded me of my very special trip to New Orleans, and I found myself craving some grits.

“Mama is going to make you some comfort food munchkin!” Munchkin looked at me unimpressed with my statement and went to sit back on the couch. Cifras.

My steaks had been marinating since the night before in a simple mixture of Merlot and rosemary. For me, the earthiness of rosemary and the creaminess of eggs pairs up incredibly well.

I dried my steaks a bit with some paper towels to absorb the extra liquid from the marinade. (A dry steak equals a perfect sear) I then placed a tablespoon of coconut oil into my cast iron pan, turned on the exhaust fan, opened up the windows and turned the flame onto high. It was my first time using it so I was worried the sucker would smoke the house up.

The rest came together like a dream. Instead of grits, I gourmeted things up a bit with an overly creamy polenta. I make my polenta with milk instead of water to make it even creamier. And I added a special ingredient this time to give it a different flavor component and even more creaminess: whipped cream cheese.

I finished things off with a beautiful gently poached egg and a few sprinkles of fresh rosemary.

Pssst… I have the ULTIMATE Poached egg tutorial right here!

And wouldn’t you know it, I looked at the clock and it was 10am, the perfect time for a breakfast this fabulous.