bo.haerentanimo.net
Nuevas recetas

La coliflor se convierte en la próxima gran tendencia vegetal para 2014

La coliflor se convierte en la próxima gran tendencia vegetal para 2014


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Es hora de que brille la coliflor.

Es posible que la col rizada haya tenido su apogeo en 2013 en papas fritas, jugos y ensaladas, pero su prima crucífera, la coliflor, se perfila como el próximo gran ingrediente vegetal para 2014. Ya se han elogiado la popularidad y versatilidad de la verdura en The Huffington Post predicciones de tendencias alimentarias y en Metro News, donde la trendóloga culinaria Christine Couvelier dijo que la coliflor superará a la col rizada en entusiasmo y en apariciones en el menú este año.

Ya se han visto indicios de la popularidad de la coliflor en restaurantes como April Bloomfield y Ken Friedman's Salvation Taco, donde un taco de coliflor asado cubierto con granos mixtos y crema al curry es un favorito del menú, a pesar de la completa falta de relleno de tacos tradicional. Y en Dirt Candy en el East Village de la ciudad de Nueva York, la chef Amanda Cohen espera que el día de las verduras blancas sea el centro de atención.

"La coliflor está llena de sabor y cuando se trata adecuadamente, tiene una gran textura. Definitivamente es una de las especies más versátiles del reino vegetal", dijo Cohen. "Me encantaría ver que la coliflor se convierta en el próximo vegetal. Es hora de que este mutante ocupe un lugar central".

Su restaurante vegetariano solía ofrecer pollo sin carne y waffles con coliflor. Desde entonces, el menú ha cambiado, pero dijo que sus clientes habituales han estado pidiendo que les devuelvan el plato.

La versatilidad es uno de los grandes atractivos de la coliflor, ya que se puede utilizar como acompañamiento o como plato principal e "imitar" bistec o pollo debido a su textura única. Jackie Newgent, nutricionista con sede en Brooklyn, Nueva York, dijo que espera que la coliflor crezca porque es baja en calorías y rica en vitamina C y antioxidantes. Su receta de coliflor favorita es su propio "bistec" de coliflor con parmesano, que usa rodajas gruesas de la verdura cubiertas con queso mozzarella y salsa marinara para darle un toque más saludable a una clásica comida casera italiana.


Ahora que todos hemos descubierto cómo pronunciar la quinua, hay un nuevo supergrano para que tus labios se muevan. Kaniwa (ka-nyi-wa), un pariente de la quinua que también proviene de América del Sur y es de color marrón rojizo oscuro, con un sabor a nuez, ligeramente dulce.

Alto en proteínas y sin gluten, es más pequeño que la quinua pero igual de versátil y puede usarse en ensaladas, pilafs y sopas, o como alimento para el desayuno.

El teff supergrano etíope también se está volviendo popular entre las celebridades preocupadas por la salud. Cocida de manera similar a la quinua, pruébela como cereal caliente para el desayuno en lugar de papilla.

El nuevo teff supergrano. Fotografía: Alamy


Nuestras 26 recetas saludables y coloridas más importantes

1. Lassi de cúrcuma y mango

Esta receta de lassi de cúrcuma y mango es la luz del sol en una botella. La cúrcuma también tiene muchos beneficios para la salud, lo que la convierte en la mejor bebida para sentirse bien. Perfecto para un caluroso día de verano para saciar tu sed.

2. Batido superverde

Nuestro vibrante batido superverde está preparado para darte un impulso por dentro y por fuera. Súper rápido de preparar, esta es una bebida perfecta para llevar mientras obtiene esos nutrientes esenciales. El pepino, la espinaca, la lima y el kiwi hacen una gran combinación de sabores y el aguacate agrega una textura cremosa encantadora.

3. Tazón de batido de desayuno

Los tazones de batido son la receta de arcoíris de moda definitiva, y creemos que nuestro tazón de desayuno vibrante es la manera perfecta de comenzar el día con mucho color. Dé rienda suelta a su lado creativo cuando se trata de aderezos. Tenemos muchas más ideas para desayunos saludables aquí.

4. Batata asada Gochujang con ensalada de granos mixtos

Agregue mucha textura a esta ensalada vegetariana baja en calorías con batatas asadas, granos mixtos, rábanos y pepino, levantada con un aderezo con garra.

5. Ensalada tibia de arroz rojo, hierbas y salmón

Pruebe esta nutritiva ensalada de arroz llena de especias con pepino y tomate para una comida saludable a mitad de semana.

6. Orzo al horno con langostinos harissa

Sazona las gambas con harissa, eneldo, ajo y limón, luego sírvelas con orzo para una cena rápida pero sofisticada, baja en calorías pero rica en proteínas.

7. Rollitos de verano de gambas y col lombarda con salsa de mantequilla de anacardo

Estos rollitos de verano de langostinos frescos y col roja están llenos de hierbas picantes y verduras crujientes, una excelente comida de verano.

8. revuelo de California

Esta mezcla de California es una comida vegetariana rápida y fácil para uno: pruébalo para el desayuno, el brunch o una comida rápida entre semana.

9. Shakshuka de verduras de primavera

El shakshuka se compone típicamente de especias, huevos y tomates, pero aquí hemos decidido mezclar un poco las cosas ... haciéndolo verde y saludable con puntas de espárragos y habas. Este plato está repleto de fibra, proteínas, vitaminas y minerales saludables para el intestino.

10. Pimienta, dátil y harissa tagine

Este tagine tiene una característica de pimientos suaves que se derriten, pero puede agregar cualquier verdura veraniega a la salsa base: los trozos de calabaza o calabacín funcionan muy bien, o ¿por qué no cambiarlos según la temporada?

11. Arroz frito de verduras con cúrcuma

Prueba nuestro vibrante arroz frito con cúrcuma. Esta colorida receta tiene un sabor fuerte y es muy fácil de hacer. Además, tiene menos de 300 calorías por porción. Vea más de nuestras recetas favoritas de cúrcuma.

12. Curry dhansak vegano

Cocine trozos de berenjena con especias aromáticas y lentejas rojas para obtener una versión abundante pero saludable de un alimento básico de curry.

13. Hamburguesas de tikka de pavo con ensalada ligera de coronación

Echa un vistazo a estas picantes hamburguesas de pavo tikka con una ensalada de coronación ligera pero cremosa. Estas hamburguesas fáciles son fáciles de hacer y están llenas de mucho sabor. Esta receta ofrece una forma única de incluir más verduras frescas y crudas en su dieta para obtener más fibra y nutrientes.

14. Albóndigas de cordero y eneldo con ensalada horiatiki

¿Busca una opción ligera para el almuerzo o la cena? Prepare una sabrosa ensalada al estilo griego para acompañar con saludables albóndigas de cordero caseras. El cordero no solo es rico en proteínas, sino que también ofrece un perfil nutricional impresionante que incluye hierro, zinc y vitamina B12.

15. Salmón cajún con rodajas de camote al romero

Esta receta de salmón súper fácil tiene un gran impacto con su condimento cajún picante y rodajas de camote con romero. Con 39,5 g de proteína, así como betacaroteno y potasio saludables para la piel, esta es una excelente comida para dos entre semana.

16. Bandeja para hornear salmón

Traybakes, los salvadores entre semana. Este vibrante plato de salmón al curry está lleno de grasas omega-3 y antioxidantes, ideal para una piel y una mente saludables. Sirva como está o agregue un grano nutritivo como arroz integral o espelta.

17. Hummus tibio de pimiento rojo con pechugas de pollo con cilantro

¿Quiere una cena sencilla a mitad de semana que sea rica en proteínas y baja en sal? Pruebe nuestro pollo con cilantro frito con hummus casero de pimiento rojo vibrante. El hummus es una excelente manera de agregar un poco de proteína vegetal rica en fibra a una comida, y los pimientos rojos asados ​​proporcionan vitamina A, potasio, ácido fólico y antioxidantes.

18. Pollo a la plancha con arroz y ensalada de mango

Esta pechuga de pollo a la plancha fácil con aderezo de mango jugoso es baja en calorías, alta en proteínas y está lista en solo 35 minutos. El mango dulce y las verduras frescas ofrecen fibra y antioxidantes. El arroz salvaje te mantiene lleno y lleno de energía.

19. Pechuga de pollo picante con mantequilla de maní

Sirva una cena saludable para dos en solo 30 minutos. Esta cena de pollo incluye pollo asado combinado con arroz con vegetales y un aderezo crujiente de mantequilla de maní y sriracha.

20. Ensalada de verduras crujientes y tofu ahumado con aderezo de sésamo

Pruebe nuestra receta de ensalada vibrante con tofu dorado crujiente y verduras crujientes. Este platillo fácil es apto para veganos, rico en proteínas y bajo en calorías.

21. Brócoli asado con lentejas y limón en conserva

Esta receta de brócoli asado con lentejas y limón en conserva es una comida realmente fácil para uno. Es vegetariano, está listo en menos de una hora y alrededor de 300 calorías, pero aún ofrece sabores fuertes y contundentes. De nada.

22. Ensalada de verduras asadas y queso feta

Eche un vistazo a nuestra receta de ensalada de verduras nutritivas con pimientos asados, tomates cherry y cebollas. Esta sencilla ensalada, lista en 45 minutos, será una comida sencilla para dos entre semana.

23. Sopa de pimiento rojo

Una receta de sopa roja vibrante y rica en antioxidantes, perfecta para los días soleados. Necesitará mucho pimiento rojo, ajo y hojuelas de chile seco para este.

24. Rollo de mano Temaki

Nuestros coloridos rollos de temaki veganos son saludables y súper fáciles de hacer, ideales para un bocadillo fácil a la hora del almuerzo. La salsa para mojar con soja, ají rojo fresco y semillas de sésamo es un acompañamiento ganador.

25. Zanahorias asadas con tahini y granada

Llena de sabor con hermosos colores frescos, esta receta de zanahoria asada con tahini y granada es una guarnición deliciosa y saludable para complementar cualquier comida.

26. Ensalada de coliflor marroquí

¡Qué manera de hacer brillar la coliflor! Ase sus floretes con ras el hanout, arándanos secos, dátiles, nueces y semillas de granada, luego rocíe todo el lote con un aderezo de tahini y menta para una ensalada espectacularmente colorida.


65 comidas increíbles que puedes preparar con las sobras hoy

Tengo un problema y ya es hora de que lo reconozca: soy un gran desperdicio de alimentos. Todos los domingos voy de compras con la sincera intención de usar cada onza de leche de soja y hasta la última cucharada de aguacate que cargo en mi carrito. Y todos los sábados tiro algo como unas tazas de arroz, medio cartón de yogur en mal estado y, a veces, incluso (¡jadeo!) Un aguacate podrido entero.

Es hora de hacer un cambio. Entonces, para ayudar a dejar de desperdiciar comida (y dinero), he reunido un montón de formas de hacer uso de los extras más comunes en la cocina. Aquí hay 65 ideas creativas para comidas para hacer con las sobras, desde sopa de cebolla francesa hasta helado de plátano. Algunas de las ideas están hechas de comidas sobrantes enteras (piense en la mitad de un pastel de pizza), otras usan ingredientes que tienden a echarse a perder rápidamente (como, uf, plátanos marrones).

Pasta

1. Empanadas de fideos al curry
De uno de nuestros bloggers vegetarianos favoritos, llega esta receta para un bocadillo ligeramente picante. Nadie adivinará que estas pequeñas empanadas solían ser espaguetis empapados de anoche y rsquos. Además, cuentan con tofu para un poco de proteína extra baja en calorías.

2. Frittata de espaguetis
¿Espaguetis para el desayuno? ¡Imposible! Para esta comida (que también sirve para el almuerzo o la cena), puede usar pasta simple con la misma facilidad que pasta cubierta con salsa. Aumente el valor de la comida y la proteína rsquos con huevos, leche y algunas verduras como buena medida. Freír en una sartén y ¡listo! Frittata.

3. Pasta crujiente con huevo, queso de cabra y tomates
El nombre de este plato por sí solo es suficiente para hacernos la boca agua. En lugar de dejar que las pastas sobrantes se vuelvan blandas en el refrigerador, haga crujientes esos carbohidratos y conviértalos en una comida gourmet y equilibrada. ¡Todo lo que necesitas es una sola sartén!

4. Pizza di Spaghetti
¿Es pizza? ¿Es espagueti? ¡Es y rsquos ambos! No se requiere entrega para este pastel que transforma totalmente la pasta regular y rsquool (simple o con salsa). Además, este pastel contiene más proteínas que el tipo tradicional, con huevos, leche y queso.

5. Pasta Salteada
Los salteados pueden parecer elegantes con todos esos vegetales coloridos, pero son sorprendentemente fáciles de preparar con cualquier ingrediente que tengas colgado en el refrigerador. Simplemente mezcle un poco de pasta cocida sobrante (¡con suerte de trigo integral!), Verduras (el brócoli y los champiñones funcionan bien), una fuente de proteínas como carne o tofu, y la salsa que elija.

Pan

6. Sopa de cebolla francesa
¡Adiós, pan desperdiciado! Esta receta en realidad requiere cosas rancias, ya sea una baguette u otra variedad crujiente. Cada tazón usa dos rebanadas de pan, una en la parte superior y otra en la parte inferior. Todo el plato es bastante nutritivo, ya que contiene calcio cursi y muchos flavonoides de esas cebollas. Flavonoides en los alimentos y sus beneficios para la salud. Yao, L.H., Jiang, Y.M., Shi, J. y col. Instituto de Botánica del Sur de China, Academia de Ciencias de China, Guangzhou ReJiYou, República Popular de China. Alimentos vegetales para la nutrición humana 2004 Verano 59 (3): 113-22. .

7. Pan rallado
Personalmente, nunca puedo terminar una barra entera de pan antes de que se ponga rancio. Resuelva este problema congelando la mitad de la barra inmediatamente y convirtiéndola en pan rallado más tarde. Todo lo que se necesita es un horno y un rallador de queso o un procesador de alimentos. Sazone de la forma que desee (¡pero tenga cuidado con la sal para mantenerlo bajo en sodio!). Luego, haga un buen uso de esas migas de pan al hornear o freír, o utilícelas en pastel de carne, nuggets de pollo caseros o palitos de pescado caseros.

8. Crutones
¡Nadie quiere comer pan francés & hellip del día anterior a menos que & rsquos encima de una ensalada! Sazone los cubos con mantequilla (o aceite de oliva), sal y cualquier hierba que le proporcione sus beneficios favoritos para la salud.

9. Pudín de pan salado
El pan blanco sobrante aparece en este delicioso plato, que también incluye hongos shiitake, conocidos por reducir el colesterol, mejorar la salud del corazón e incluso ayudar a perder peso. El hongo shitake dietético (Lentinus Edodes) previene la deposición de grasas y reduce los triglicéridos en ratas alimentadas con una dieta alta en grasas. Handayani, D., Chen, J., Meyer, B.J. y col. Centro de Investigación Metabólica, Facultad de Ciencias de la Salud e Instituto de Investigación Médica y de Salud Illawarra, Universidad de Wollongong, Wonllongong, Australia. Revista de obesidad 20112011: 258051.

10. Ensalada Panzanella
¿Pan francés o boule sobrante de un cóctel? ¡No hay problema! Este plato italiano combina cubos de pan con muchas verduras de colores para una ensalada que llena más que la típica cama de verduras.

Queso

11. Fuerte Fromage
En lugar de pedir comida para llevar la noche después de un gran cóctel, intente mezclar todos los quesos sobrantes con ajo, vino y hierbas. (El nombre del plato y rsquos es francés para "queso ldquostrong".) Es una comida rica en proteínas y calcio que funciona como aperitivo o entrante.

12. Macarrones con queso rsquon
Mantenga el loco y el fácil esta receta y rsquos todo sobre las cosas caseras. Siéntase libre de mezclar y combinar con diferentes variedades de queso aquí y mdashla receta solo requiere cuatro tazas de sobras. Y no dude en agregar algunas verduras sobrantes, ya que la espinaca y el tomate son nuestros favoritos personales. Cuando la comida esté casi lista, espolvoree con las migas de pan que hizo con el pan sobrante (ver arriba).

[sugerencia de artículo: 5269: ¡Más queso, por favor!]

13. Fondue
La fondue no tiene exactamente la reputación de ser el aperitivo más saludable. Pero esta receta fácil reduce algunas de las calorías y conserva el sabor. Triture el queso sobrante y combine con el resto de los ingredientes, luego use pretzels de trigo integral o pan o palitos de verduras para mojar.

14. Brie Bruschetta
Nadie sabrá que estas tostadas derretidas son en realidad los restos de Brie y Camembert de la fiesta de cóctel de anoche y rsquos. Simplemente ase un poco de pan y cubra con queso, tomate, jamón y crema (omita la crema para reducir algunas calorías) para obtener una pequeña golosina llena de proteínas y calcio.

15. Queso a la plancha con tomate y aguacate
Esta es una especie de sugerencia de & ldquoduh & rdquo, pero sigue siendo una de nuestras favoritas. Ensamble queso cheddar, tomate y aguacate en pan integral y cocine a la parrilla y mdash tan simple como eso. El sándwich resultante es tan pegajoso y sabroso que usted y rsquoll lo olvidan y rsquos tiene una gran cantidad de proteína y fibra en su interior.

Pizza

16. Quiche de pizza sobrante
Dejemos que los & rsquos lo enfrenten: no mucha gente quedaría impresionada si les sirviéramos un pastel de pizza comprado en la tienda. ¿Pero quiche casera? ¡Ahora que & rsquos es una historia diferente! Para transformar esas rebanadas sobrantes en una comida digna de un suspiro, corte la pizza y combínela con espinacas, huevos y carne molida, luego vierta todo en una base de pastel (considere usar trigo integral). ¿Proteínas, calcio y hierro? ¡Verifique, verifique y verifique!

17. Frittata
¿Una fiesta de pizza de más? Pica las rodajas sobrantes y combínalas con los huevos para obtener una dosis adicional de proteína. Esa frittata elegante no tendrá nada en común con la grasa que se enfría en la caja de cartón.

18. Tortilla
En lugar de tirar a la basura todas las rebanadas sobrantes, rescata las cosas buenas y usa las coberturas en una tortilla de desayuno. Es una poderosa combinación de proteína de huevo y fibra (asumiendo que esos aderezos incluyen algunas verduras y la corteza es de trigo integral).

19. Crutones de pizza sobrantes
Así que los crutones hechos con pan sobrante tienen sentido. Pero sobras de pizza y mdashsay qué? Resulta que todo lo que tenemos que hacer es cortar la pizza de queso sin corteza en pequeños cuadrados del tamaño de un bocado y calentarlos. Es una excelente manera de aumentar el valor proteico de la sopa de tomate (incluida en esta receta) o cualquier otra variedad de sopa de verduras.

20. Cazuela de desayuno de pizza sobrante
Pizza por la mañana, pizza por la noche y el infierno. Esos tipos de Bagel Bites sabían qué era qué. Recupere las rebanadas sobrantes de anoche y rsquos cortándolas y convirtiéndolas en una cazuela de desayuno digna de un rey. La leche, los huevos y una gota más de queso hacen de esta receta el perfecto y abundante brunch de fin de semana.

21. Pudín de arroz más saludable
Esta receta súper simple usa todo el arroz (integral o blanco) que sobró de la cena de anoche y rsquos. Lo llamamos un postre "más saludable" porque reduce el edulcorante con solo una cucharada de miel, agave o jarabe de arce.

22. Arroz frito con verduras
Dale personalidad a ese arroz integral sobrante sin tener que pasar horas en la cocina. Los huevos y los frijoles proporcionan un poderoso ponche de proteína vegetariana. Las verduras proporcionan fibra (¡y sabor!).

23. Arancini
También conocido como bolas de risotto, Arancini pide Arborio, o arroz de grano corto. Esta receta es levemente más complicado que algunos de los otros en esta lista, pero aún totalmente factible. Termine enrollando estos bebés rellenos de mantequilla y parmesano en el pan rallado que hizo con el pan sobrante (consulte la sección & ldquobread & rdquo de esta lista).

24. Bolas de arroz sobrantes (Bolinho de Arroz)
Sí, este plato está frito, pero la buena noticia es que podemos ajustar la receta para usar tan poco (o tanto) aceite como queramos. Combinar el arroz sobrante (blanco o integral) con todos los ingredientes para formar las bolas, luego freírlas y espolvorear (ligeramente) con sal. ¡Luego sírvala sola o con salsa de tomate picante! (Si no le gusta freír de ningún tipo, puede intentar hornear y hornear en su lugar).

25. Sopa fácil de pollo y arroz
Yendo una vez, yendo dos veces & hellip Esta receta, que utiliza las sobras de arroz blanco de grano largo, es perfecta para una noche fría o lluviosa. (También es una excelente manera de usar el pollo sobrante).

26. Hamburguesas vegetarianas con arroz integral
Las hamburguesas vegetarianas congeladas pueden parecer la opción obvia para los que no comen carne en la noche de las hamburguesas, pero este alimento peligroso puede estar lleno de sodio e incluso de algunas toxinas. Aquí tienes una idea para una hamburguesa casera más saludable que también consume todo el arroz integral sobrante. (El arroz es lo que hace que las verduras en la mayoría de las hamburguesas vegetarianas se peguen). Coloque todos los ingredientes en un procesador de alimentos y mezcle, luego forme hamburguesas y cocine a la parrilla.

27. Berry Pavlova
Este postre de merengue se trata de usar las claras de huevo que sobraron de recetas que solo requieren las yemas. Cubra con muchas y muchas bayas para obtener beneficios adicionales para la salud del corazón. Bayas: impacto emergente en la salud cardiovascular. Basu, A., Rhone, M. y Lyons, T.J. Departamento de Ciencias de la Nutrición, 301 Ciencias Ambientales Humanas, Universidad Estatal de Oklahoma, Stillwater, Oklahoma, EE. UU. Reseñas de nutrición, marzo de 2010, 68 (3): 168-177.

28. Crema de Trigo Enriquecida con Huevo y Vainilla
Los huevos revueltos y las tortillas no son la única forma de comer huevos por la mañana. Agregue un poco de proteína a ese tazón de desayuno combinando claras de huevo con leche (considere usar poca grasa), azúcar, vainilla y crema de trigo. Tan sabroso como suena, también es una gran fuente de proteínas y calcio.

29. Sopa de huevo
Para mí, al menos, las recetas de sopa evocan imágenes de esclavitud sobre la estufa durante horas. Pero este plato es bastante simple de preparar: simplemente agregue verduras, huevos y claras de huevo al caldo y caliente por un minuto. Luego sorbe toda esa proteína y disfruta.

30. Fondo de Alcachofa con Yema de Huevo y Queso de Cabra
¿Quién sabía que podríamos impresionar a los invitados con las sobras? Cada fondo de alcachofa contiene una yema de huevo y un poco de queso de cabra. Sirva este plato lleno de proteínas y calcio sobre una ensalada como aperitivo o almuerzo ligero.

31. Base de helado de natillas básicas
¡Yo grito, tú gritas, todos gritamos por yemas de huevo! Esta receta requiere una máquina para hacer helados, pero la satisfacción de crear un helado casero más saludable (sin todo el azúcar y los conservantes en algunas de las cosas compradas en la tienda) vale la pena.

Pollo y Pavo

32. Sopa de pollo
Si la cena de pollo de anoche y rsquos no tenía poderes curativos saludables, esta noche y rsquos podrían. Las verduras protagonizan esta receta digna de sorber aprobada por Greatist que supuestamente puede curar el resfriado común.

33. Ensalada club de pollo
Haga un buen uso de las pechugas de pollo sobrantes cortándolas y usándolas para cubrir una ensalada. La combinación de proteína y fibra es la opción perfecta para un almuerzo sabroso y satisfactorio.

34. Wrap de pollo mediterráneo
No es necesario desembolsar mucho dinero en la tienda de tortillas local, solo recicla las chuletas de pollo de anoche y rsquos en tu propia creación más saludable. Tome una tortilla de trigo integral y úsela para envolver pollo en rodajas y verduras asadas a su elección.

35. Tazones de pollo para tacos
Llame al hombre de los panecillos, pero sostenga los pasteles. Use las latas para hacer mini tazones de tortilla y luego rellénelos con las sobras de pollo y verduras en rodajas. Es una gran alternativa a la variedad de restaurantes, ya que podemos poner tantas verduras como queramos.

36. Salteado de pollo con piña
Si la Clínica Mayo le dio el visto bueno a esta receta, obtiene nuestro voto. Corte una pechuga de pollo simple y agréguela al arroz, las verduras y la piña. ¡Dulce y sencillo!

37. Enchiladas de pavo y maíz
Después del Día de Acción de Gracias o en cualquier época del año, siempre buscamos una buena manera de usar el pavo sobrante. Así que aquí tienes una receta para un roll-up lleno de proteínas: Tritura el pavo y envuélvelo en tortillas de trigo integral, agrega maíz, queso y salsa y hornea.

38. Pastel de pavo sobrante
Cuando llegue el momento de una cena en solitario entre semana, prepare a uno de estos bebés en lugar de pedir comida para llevar (nuevamente).

39. Chile de pavo
Antes de que la carne se eche a perder, úsela en esta receta aprobada por Oprah para el chile de pavo. It & rsquos tiene todo lo bueno: frijoles (¡proteína!), Queso (¡calcio!) Y aguacate opcional (¡fibra!).

Bistec y cerdo

40. Tortillas de bistec
Personalmente, siempre preparo la cena como si alguien más pudiera llegar en cualquier momento. Entonces, si asó demasiados trozos de carne, corte el sobrante y úselo en una tortilla. La receta requiere lechuga y tomate, ¡pero siéntase libre de agregar otras verduras para obtener beneficios adicionales para la salud!

41. Shepherd & rsquos Pie
Esta receta es bastante flexible y depende mucho del tipo de sobras que tengamos en la cocina. Aquí & rsquos la idea básica: Cortar la grasa y picar el bife y luego combinar con las patatas y otras verduras. Una pizca de queso en la parte superior le da un agradable brillo cálido y amarillo. Es una excelente manera de obtener todos sus nutrientes (a saber, proteínas y calcio) en un gran bocado.

42. Arroz frito con filete
¡El arroz frito ataca de nuevo! Esta vez presenta un bistec sobrante picado, cortado en tiras finas. Para aumentar el factor de salud, use una cantidad mínima de aceite para freír y agregue aún más verduras de las que requiere la receta.

43. Sándwich de bistec en rodajas
It & rsquos anoche & rsquos dinner disfrazado de hoy & rsquos lunch. Corte el bistec sobrante en tiras finas, luego deslice un poco de pan debajo y algunas cebollas encima. (Considere comer el pan solo, sin la mantequilla derretida, para reducir algunas calorías).

44. Nachos de tacos de cerdo sobrantes
Estos nachos lo tienen todo: carne de cerdo y frijoles llenos de proteínas, calcio con queso y papas fritas crujientes en la parte inferior. Sírvelos en una fiesta o el día del juego, o empácalos como bocadillo la noche después de una cena demasiado grande. ¡No olvides tomar una foto de lo bonitos que se ven!

45. Taquitos de cerdo
Estos pequeños tacos son tan lindos que casi no queremos comerlos. Simplemente triture la carne de cerdo sobrante y úsela para rellenar tortillas de maíz calientes. La receta combina a la perfección con guacamole elaborado con nuestro superalimento favorito y una cucharada de crema agria.

46. ​​Espaguetis con chuleta de cerdo
¿Cómo podemos convencer a los niños de que coman su carne y verduras, y no solo cenen Spaghetti-Os todas las noches? Pica las chuletas de cerdo sobrantes y mézclalas con pasta y salsa para darle un toque más sustancioso a las albóndigas de espagueti y rsquon. ¡Es fácil y asequible de preparar y aún más fácil de comer!

47. Quesadilla sobrante de cerdo, manzana y queso
Sinceramente, nunca hubiéramos pensado en poner manzanas en una quesadilla, pero esta receta nos hizo pensarlo dos veces. Todo el asunto es bastante bajo en calorías (especialmente si agregamos queso con moderación) y aún más nutritivo si usamos tortillas con alto contenido de fibra.

Plátanos

48. Donas de pan de plátano al horno
Toma esos plátanos blandos (puaj) y conviértelos en un manjar delicioso. Pero no te dejes engañar y mdash esto no es tu donut de mamá y rsquos. Hablamos de harina integral, yogur griego y otros ingredientes saludables que saben tan bien como la variedad Dunkin y rsquo.

49. Bocaditos de plátano
Esta receta súper simple es perfecta para niños (o, um, niños adultos). Antes de que los plátanos se doren, coloque algunos en el congelador. Luego, córtelos en rodajas, sumérjalos en chocolate y enróllelos en las coberturas de su elección (queremos pensar en nueces).

50. Helado de plátano
Dejemos que & rsquos hablemos de perfección. Esta receta de postre de verano de un ingrediente requiere un congelador, una licuadora y una boca. Además, cada cucharada contiene un poderoso ponche de potasio. Mmm

51. Batido de plátano
Aquí en Greatist, somos súper fanáticos de los batidos. Ellos & rsquoren excelentes desayunos para llevar, refrigerios para después del entrenamiento y postres saludables. Para esta receta, combine plátanos congelados con leche descremada, mantequilla de maní, vainilla y chispas de chocolate (opcional) para hacer una delicia llena de proteínas, calcio y potasio.

52. Pan de avena y plátano
Este es el tipo de desayuno que nos levantamos temprano para comer. Los plátanos demasiado maduros protagonizan esta receta que también incluye arándanos y una pizca de especias de calabaza. Listo para hornear en solo 20 minutos, es una versión casera más saludable de la rebanada que permanece en el mostrador de la panadería durante horas.

Chips de tortilla

53. Sopa de pollo y tortilla
Quien dijo que la sopa no era compatible con patatas fritas y salsa rsquon estaba obviamente loco. Esta receta combina lo mejor de ambos mundos: patatas fritas crujientes y frijoles negros abundantes combinados con caldo de pollo. ¡Sorpréndalo, mastíquelo o con una cuchara y asegúrese de saborearlo y disfrutarlo!

54. Huevos con chips de tortilla, salsa y queso
Saque algo de agresión aplastando una bolsa medio vacía de totopos hasta que se desmoronen. Doble las papas fritas y la salsa en huevos revueltos y queso para darle un nuevo giro a un alimento básico para el desayuno.

55. Frijoles Pintos Con Corteza De Tortilla Y Queso
Los frijoles pintos son los grandes blancos que se cree que ayudan a prevenir las enfermedades cardíacas. El consumo de frijoles pintos reduce los biomarcadores del riesgo de enfermedades cardíacas. Winham, D.M., Hutchins, A.M., Johnston, C.S. Departamento de Nutrición, Politécnico de la Universidad Estatal de Arizona, Mesa, Arizona. Revista del Amerian College of Nutrition 2007 26 de junio (3): 243-9. . Aquí protagonizan junto con queso, papas fritas sobrantes trituradas y verduras como cebollas y pimientos.

56. Pescado empanizado con tortilla al horno
Nadie sabrá nunca que este pescado maravillosamente empanizado se hizo en parte con las migas del fondo de la bolsa de patatas fritas. Triture las partículas de chips ya trituradas y siga esta receta para obtener un plato principal digno de una cena.

Verduras

57. Batido de verduras
Ahorre unos dólares con la tendencia del jugo verde y hágalo usted mismo con hojas de brócoli, apio, jengibre, manzana y perejil. Es una excelente manera de consumir las partes de brócoli que normalmente no comería y el perejil sobrante de otra receta. ¡Cuanto más verde, más saludable!

58. Sopa de verduras
Especialmente si cocina para uno, es difícil comerse una cabeza entera de brócoli o coliflor antes de que se eche a perder. En lugar de desperdiciar todos esos nutrientes, conviértelos en un tazón de bondad que calentará el corazón y el estómago. ¿La sopa de verduras no llena lo suficiente? Refuerce el caldo con un poco de pavo molido, arroz o pasta sobrante.

59. Verduras en escabeche
Cuando te enfrentas a un plato lleno de verduras sobrantes de una fiesta, solo queda una cosa por hacer: pepinillos. Puede parecer intimidante, pero los pasos (picar, hervir, sacudir, aromatizar, etc.) son bastante simples. Es una buena técnica hacer que las verduras duren (mucho, mucho tiempo) en lugar de simplemente tirarlas de inmediato.

60. Enchiladas de verduras asadas apiladas
Atrás quedaron los días de las contribuciones de comida de mal gusto, en cambio, escuchamos fotos parlantes que te harán la boca agua. Esta potencia nutricional parece una versión creativa de lasaña, usando tortillas en lugar de fideos. En realidad, es bastante fácil de preparar y, por lo tanto, llenar una rebanada puede hacer una comida.

61. Tacos de pescado
No es necesario ir a un restaurante junto al mar para comer pescado: simplemente use los pescados en escamas cocidos sobrantes que tenga por ahí y prepare las tortillas con su combinación favorita de verduras. De todos modos, es una mejor opción que salir a cenar, ya que podemos deshacernos de las cosas fritas y agregar todas las verduras que deseemos.

62. Ensalada de espinacas y camarones con aderezo de chile
Ahora que nos hemos ocupado de todo el queso sobrante (ver la sección "quesos"), estamos listos para enfrentarnos a los camarones que sobraron de las festividades de anoche. Este es fácil: simplemente mezcle las verduras, luego agregue los camarones y el aderezo. Es una excelente opción para el almuerzo o la cena con pocas calorías.

63. Sopa de salmón
No necesitas ser de Boston para disfrutar de un buen plato de chowda y rsquo de vez en cuando. Este plato bajo en calorías está lleno de proteínas, omega-3 y fibra. Simplemente mezcle un poco de salmón cocido sobrante, agregue sus verduras favoritas y bam: un aperitivo o refrigerio nutritivo y abundante.

64. Pasteles de pescado tailandeses
Aquí & rsquos otro uso más exótico para los sobrantes de pescado cocido en escamas. Estos pequeños pasteles son un increíble aperitivo o refrigerio bajo en calorías y lleno de proteínas. ¡Cubra con salsa tártara casera y disfrute!

65. Pasta de pescado
Hasta luego, cazuela de atún Esta pasta de pescado es mucho más elegante. Corte el pescado blanco sobrante y saltee (nota: puede usar pescado crudo sobrante y cocinarlo, o saltear y comer pescado cocido sobrante y simplemente saltear y saltear hasta que esté bien caliente). Luego, agregue a la pasta de trigo integral (sobrante). Es la combinación ideal de proteína y fibra que nos dejará llenos durante horas.


Musakhan de coliflor vegana

Saludos, queridos lectores, y un Ramadán Mubarak muy cálido (aunque un poco tardío) para aquellos de ustedes que observan el mes sagrado.

A principios de este mes, tuve el honor de filmar un episodio con el extraordinario vlogger Khalid Al Ameri sobre los beneficios de una dieta vegana, el estigma que enfrenta en la cultura del Medio Oriente, y nosotros incluso cociné un par de platos veganos juntos para un iftar vegano. It was a truly wonderful experience and I can’t thank Khalid and his superstar team enough for choosing me to be a part of it. It goes without saying, but it fills me with an immense amount of joy to see veganism being brought to the forefront by someone as influential and as relatable as Khalid. If you’re curious about the video, you can watch it on Facebook here, by the way.

Filming the segment got me thinking – this is my 8th Ramadan as a vegan! Although it hasn’t always been easy, one of the most important things I’ve learned about fasting Ramadan as a vegan, is to keep things simple, wholesome and nutritious.

I’ve become accustomed to honing in on a handful of staples that are easy to make, wonderfully filling and of course pack quite the nutrient-dense punch. Doing so takes the guess work out of “what am I going to eat tonight”, and means I can channel my creative juices into concocting new culinary delights when the inspiration strikes – like this one.

Traditionally made with roasted chicken baked with onions, sumac and a smattering of other spices, Musakhan is a Palestinian dish that is also popular in other Levantine countries. I will admit that since my aversion to poultry started at a young age, I have never had the meat version of this dish, so this recipe is based purely on culinary instincts and is in no way “authentic” by any stretch of the imagination.

It is however incredibly easy to throw together, stunningly fragrant (thank you, sumac) and of course a true treat for the tastebuds. All in all, a welcome addition to my repertoire of plant-based iftar staples.


As Plant-Based Eating Continues to Take Off, Mexican Cuisine Returns to Its Vegan Roots

But according to vegan food activist and Food Empowerment Project founder Lauren Ornelas, Mexican food was traditionally entirely plant-based. “It’s really important to realize the effects colonization had on our diets,” she says. “Our indigenous ancestors didn’t drink milk or consume dairy, and they weren’t necessarily vegan, but they didn’t eat as much animal products as is in our diets now.” She says that that the fundamental components of Mexican food have always been vegetables (with a major emphasis on corn and tomatoes), legumes, and fruit.

Now that plant-based eating has exploded across the board, Mexican cuisine seems poised to return to its roots. All it takes is a lap around the grocery store to see that there are more vegan options available than ever before&mdashMexican food included. The demand has led to products such as Beyond Meat’s “beef” taco crumbles, Siete Foods cashew-based queso, and Upton’s Naturals’ chili lime jackfruit. There are also more vegan Mexican restaurants than before, too: Eateries such as Mi Vegana Madre in Arizona, El Papagayo in California, and Charly’s Vegan Tacos in Texas, are just a few examples of how the Mexican food space is changing outside of the supermarket.

But Ornelas says that beyond products, there are other factors at play that make it harder for people to embrace plant-based Mexican food. “Not everybody has access to healthy food,” Ornelas says, referencing the 13.5 million Americans living in a food desert. Hispanic American neighborhoods have fewer chain supermarkets and grocery stores than white neighborhoods after adjusting for income level of the neighborhoods. “It goes back to having access to fruits and vegetables, like fresh tomatoes instead of tomato paste bought from the nearby liquor store, which is where many do their food shopping. We’re lucky that beans and rice&mdashtwo Mexican staples&mdashare inexpensive and typically accessible, but it’s important to have produce, too.”

“It can be a big hurdle to convince someone that they can make their grandmother’s recipe with substitutes for meat and cheese and it can still be delicious.” &mdashDora Stone, cookbook author and founder of Dora’s Table

It’s a mission the Food Empowerment Project is devoted to (via focus group research and lobbying efforts) and a cause others are recognizing as well. In Phoenix, Arizona, The Farm Express brings the produce aisle to people without access and accepts EBT cards. In Denver, Colorado, healthy food activists Eric Kornacki and Joseph Teipel recognized the lack of access to fruits and vegetables in the Westwood neighborhood, which is 81 percent Latino, and launched Re:Vision, an initiative that helps residents grow their own backyard gardens. The group is working toward opening a full-service grocery store for that neighborhood.

Another challenge is education. Dora’s Table founder and cookbook author Dora Stone (who was born and raised in Mexico, is vegan, and is a graduate of the Culinary Institute of America), says that so many Mexicans and Mexican-Americans have become accustomed to meat being the center of the plate that the shift back to a plant-forward diet can take some education and experimentation with the right vegan substitutes.

“It can be a big hurdle to convince someone that they can make their grandmother’s recipe with substitutes for meat and cheese and it can still be delicious,” Stone says. But she adds that the growing trend has made people who would have been hesitant to try vegan Mexican food realize it can still taste delicious. Just skim her site and you can see some of the creative ways she has reworked traditional foods to be plant-based, from vegan chorizo and caldo de albondigas (meatball soup) to enchiladas and tamales with vegetable fillings.

Stone adds that while the new innovative food products on the market are great (and making vegan Mexican cooking easier for many), there are ways to make healthy, plant-based food without them. “To me, the basis [of Mexican cuisine] has always been corn, tomatoes, and beans,” she says. “The indigenous people of Mexico did eat a little bit of game and fish, but it was the Spanish that brought over cows and pigs, so really all it takes to cook more vegan Mexican food is to get back to those basics.”

When looked at collectively&mdashthe growing number of vegan Mexican restaurants, food products, and more importantly, dialogue about plant-based Mexican food&mdashit’s clear that a healthy change is coming for many eaters’ plates. Sometimes, going back to basics really does pay off.

If you’re looking for some healthy Mexican recipes, try these keto-approved cauliflower enchiladas and these low-carb burritos.


Roasted Cauliflower and Chickpea Soup

This post was originally published here February 12, 2014. I’ve since updated the text and photographs. This easy, creamy soup is one of the most popular recipes here on Floating Kitchen. If you haven’t tried it yet, you should!

We’re just a few days away from the start of the month of May and I’m still talking about cozy soup recipes. I never would have imagined that to be the case. But here we are. And to quote myself from my previous post “I’m just going to roll with it”.

I’ve been making more than my fair share of soup recipes these past two months. They really are the best type of comfort food. And I like that most are easy to customize. Also, I can generally stretch out the leftovers for an extra day or two, if necessary. Which is specially important these days when I’m limiting my trips to the grocery store as much as possible.

And based on what I’m seeing online, you all have been making a lot of soups, too. In fact, record numbers of you have been making this Roasted Cauliflower and Chickpea Soup from my archives. And for the first time in many years, the recipe for this Roasted Cauliflower and Chickpea Soup has surpassed my recipe for the perfect filet mignon for most popular post on Floating Kitchen. And if that’s not the biggest mood of this whole social distancing/quarantine/shelter-in-place, then I don’t know what is.

Because I want to be like all the cool kids, I decided I WANTED to make my Roasted Cauliflower and Chickpea Soup again, too. And damn. I forgot how good it was! And I see why everyone is making it. It’s quick, easy and the ingredient list is almost entirely made up of pantry staples and long-lasting produce. And it’s silky smooth texture is like a warm, soothing hug.

I’ve updated the photographs for this post. But the recipe hasn’t changed. So if you’ve been making it faithfully for years, have no fear. I would, however, like to answer a couple common questions.

(1) Yes, you can easily make this vegan and I have many times. You can use any non-dairy substitute for the heavy cream. I particularly like coconut milk, because I find it’s texture most closely resembles heavy cream. But you can also use soy milk, almond milk, etc.
(2) Yes, you can freeze this soup. I recommend freezing it right after puréeing it in step 4. Don’t continue to step 5. You can add the heavy cream when you thaw and re-warm the soup.
(3) Yes, the toppings are a bit “extra”. But I have a rule that puréed soups shouldn’t be naked. The toppings are worth it!
(4) Yes, you can use russet potatoes if that’s all you have. The soup will be slightly less silky, but it will still be delicious.

I’m so thrilled to see how many of you are enjoying this Roasted Cauliflower and Chickpea Soup. If you make it, I would love to hear about it!


Cauliflower Curry Ingredients:

  • 1/4 cup (60 mL) extra virgin olive oil
  • 1 small jalapeno pepper, ribs and seeds removed, and finely minced (optional)
  • 1 tablespoon finely minced fresh ginger
  • 1 garlic clove, pressed or grated with a microplane
  • zest of 1 lemon (reserved for later), plus 1 teaspoon lemon juice
  • 2 teaspoons garam masala (*see notes for substitution ideas)
  • 1 and 1/2 teaspoons ground turmeric
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1/4 teaspoon ground coriander
  • 1/4 teaspoon garlic powder
  • 1 1/2 teaspoon Diamond Crystal kosher salt
  • 1 large head of cauliflower (roughly 2 - 2.5 lbs), trimmed into medium florets
  • 2-3 medium red potatoes (roughly 3/4 lb), skin-on, cut into 3/4-inch cubes, rinsed, and patted dry
  • 1 can (15-ounces) chickpeas, drained and rinsed well, and patted dry
  • 1/3 cup warm water
  • fresh torn mint leaves, for garnishing
  • fresh cilantro leaves, for garnishing

Homemade Raita:

  • 3/4 cup (175 grams) whole or low-fat Greek yogurt
  • 1/2 small English cucumber, coarsely grated and squeezed to remove moisture (*or 1 small zucchini)
  • 1 small garlic clove, pressed or grated with a microplane
  • 2 cucharaditas de jugo de limón fresco
  • 1/2 teaspoon Diamond Crystal kosher salt
  • 1/8 teaspoon ground cumin
  • freshly ground black pepper
  • 3-4 fresh mint leaves, torn

7 Foods We Should Be Eating This Year

It's time to shake off the holiday cookie crumbs and start eating healthy again. Fortunately, the new year brings a great selection of tasty, yet nutritious foods that may have flown under our radar in the past, but are now ready to make a big splash.

1. Cauliflower.

Food-trend watchers have named cauliflower the new kale. Cauliflower is low in calories and fat, and high in protein and fiber. It can also be prepared in many different ways — roasted, mashed, sauteed, or eaten raw. If you want to really go crazy, you can try orange cauliflower, which has 25 times more vitamin A than the white version.

2. Swiss chard: Dark greens will continue to reign in 2014. But if you're tired of spinach and kale, consider bringing Swiss chard into the kitchen. The thick-ribbed vegetable has a slightly bitter taste but can be cooked just like other leafy green vegetables and packs the same nutritional punch. It's high in vitamin C, iron, and calcium. Saute it with a little olive oil, garlic, and crushed red pepper for a healthy dish.

3. Mangosteen: Native to Southeast Asia and touted for being rich in antioxidants, this tropical fruit may give the acai berry a run for its money. Despite its name, the mangosteen is not related to the mango.

It has a thick reddish-purple rind and sweet, juicy white flesh on the inside. For decades, fresh mangosteen was not available in the mainland United States because they can harbor insects pests. In August 2013, mangosteens became available at 10 Whole Food stores in the Southern California area. You can tear off the rind and eat the white segments on their own or puree the fruit (including the rind) into a healthy juice.

4. Ancient grains: Thanks in part to the gluten-free craze, ancient grains like amaranth, quinoa, buckwheat, millet, and teff are making a comeback. These grains are called "ancient" because they have been around unchanged, for at least 1,000 years. (Modern-varieties of wheat and corn, for example, have been selectively bred so they are different from the older cultivated varieties).

Another old grain, called freekeh, is gaining popularity in America, although it has been enjoyed in Middle Eastern for many centuries. Because of the way it's processed, freekeh has more fiber than rice and is also high in protein, though it's not gluten-free.

5. Arctic char: The National Restaurant Association's annual "What's Hot" culinary forecast, predicts that non-traditional fish, like Arctic char, branzino, and barramundi will be edging their way onto menus this year. Arctic char is a mild, yet rich fish that's related to salmon and trout. Because the Arctic char is mostly farmed, Seafood Watch has named it a "best choice" for the environment.

6. Kimchi: This pickled cabbage dish has long been a staple in Korea, but it's been gaining momentum in the U.S. as part of a growing trend in fermented foods. Fermentation is the process by which bacteria converts sugar into alcohol.

Some research also shows that fermentation can be good for you. One study found that people who ate fermented kimchi for one month lost more weight and showed improvements in total cholesterol and blood pressure, compared to those who ate fresh kimchi.

7. Coconut: We've already heard about coconut water, but other coconut foods will be reaching mainstream consumers this year. The National Restaurant Association says that eateries will be serving up more coconut milk pancakes and a survey of dietitians predicts that coconut oil (which has no cholesterol or trans-fats) will continue to be praised for its wide-range of health benefits, including improved brain function and aiding weigh-loss.


How to make rice out of vegetables

With this simple trick, learn how to make big, fluffy bowls of rice out of vegetables. It makes your “rice” gluten-free, perfect for a paleo diet and nutritious.

Making rice out of vegetables is a healthy way to sneak more nutrients into meals for you and your family. You might be surprised &mdash not only does vegetable rice taste just like the real thing, it&rsquos quicker and easier to make than regular rice. No more expensive rice cookers, watery boil-in-a-bag grains or mushy rice. In less than five minutes, you have a nutritious option in place of rice and, most important, it encourages the use of fresh and seasonal produce.

In the past few years, we have seen zucchini noodles sprout up on food blogs, in cookbooks and even restaurants. We&rsquove even seen Rachael Ray make zucchini pasta on her popular TV cooking show. Zucchini noodles are a healthy way to eat our favorite pasta and noodle dishes. Plus, they&rsquore a fun way to use fresh produce.

But what about the other vegetables that can be turned magically into noodles? What about sweet potatoes? Beets (pictured above)? Carrots? Jicama? And what else can be done with these noodles? The answer: much more. One of my favorite ways to use spiralized veggies (noodles made out of vegetables using a spiralizer) is to make them into rice. Yes, rice. Big, fluffy bowls of rice (made of vegetables).

If you like to prepare your meals in advance (always a smart idea), you can make a big batch of a simply flavored rice and repurpose it all week long as a side dish to your favorite proteins such as a baked chicken, poached fish or marinated meat.

Follow these simple steps to turn your veggies into rice

Paso 1: Spiralize your vegetables, then add to a food processor.

Paso 2: Pulse, pulse, pulse.

Paso 3: Once the vegetables resemble rice, you’re done.

Paso 4: Cook your veggie rice to enjoy by itself or in healthy recipes.

How to make vegetable rice

Ingredientes:

  • Any vegetable with low water content, such as beets, butternut squash, sweet potatoes, regular potatoes, carrots, rutabaga, jicama or plantains
  • Aceite de oliva
  • Broth (optional)

Direcciones:

  1. Spiralize or julienne-peel your favorite vegetable to make noodles.
  2. Place the noodles into a food processor.
  3. Pulse until they are chopped into rice-like bits.
  4. To cook, simply warm olive oil in a skillet and then add in your rice. Cook, stirring frequently, for about 5 minutes or until it reaches your preferred texture.
  5. To create that fluffy rice feel, add about 1/3-1/2 cup of broth per 1 cup of rice. Let the rice reduce, stirring frequently. Once it&rsquos done reducing, the rice will fluff up.

Try these tips to spice up your vegetable rice

  • Cook garlic and onions in the olive oil before you add in the rice.
  • Add fragrant seasonings, such as oregano or cumin.
  • Take the heat up a notch with chili powder, smoked paprika or red pepper flakes.
  • Stir in fresh tomatoes or tomato paste for a smooth tomato flavor.
  • Fold in cheese at the end to create a creamy, luxurious risotto.

Once you’ve cooked your rice, you can add other vegetables and proteins to it to make a complete meal. Try out one of these recipes.



Comentarios:

  1. Egbert

    Mensaje maravilloso, muy entretenido

  2. Galabar

    No me doy cuenta

  3. Tusar

    mala suerte

  4. Shaktilkree

    Bravo, me parece, es la frase admirable



Escribe un mensaje