bo.haerentanimo.net
Nuevas recetas

Las mejores alas de búfalo en Texas se pueden encontrar en Pluckers

Las mejores alas de búfalo en Texas se pueden encontrar en Pluckers


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Según cuenta la leyenda, en la noche del 4 de marzo de 1964, Dominic Bellissimo estaba atendiendo el bar en el famoso Barra de ancla en Buffalo, N.Y. Ella preparó una salsa simple a base de mantequilla y salsa picante, las mezcló y posiblemente nació la mejor comida de bar de todos los tiempos.

Si bien podría argumentar que es imposible juzgar un ala de búfalo porque son todos iguales (solo alas fritas con salsa, ¿verdad?), Eso no podría estar más lejos de la verdad. Un ala de búfalo perfecta es crujiente y no empapada en lo más mínimo, completamente cubierta con salsa pero no empantanada por ella, fresca de la freidora, crujiente por fuera (sin piel flácida) mientras permanece jugosa por dentro, y la salsa necesita para tener el equilibrio adecuado de especias y mantequilla sin ser demasiado grasoso. En realidad, es mucho más difícil de lo que parece hacer un ala de búfalo perfecta, pero los bares y restaurantes honraron en nuestra lista lo he reducido a una ciencia.

Desde humildes bares deportivos hasta uno de los restaurantes experimentales más conocidos del país, rastreamos los mejores ejemplos de la forma, en todo el país (dejamos de lado las grandes cadenas como Alas salvajes de búfalo para darles a todos su merecido). El ala de búfalo es una de las comidas más fáciles, agradables y divertidas conocidas por los estadounidenses, y se sirve en casi todos los lugares que tienen una cocina modesta y un juego en la televisión y, como resultado, algunos de los mejores del país. se sirven en Texas.

Con 13 ubicaciones en todo Texas (y dos en Baton Rouge, Luisiana), la gente detrás de Pluckers debe estar haciendo algo bien. Y lo son: nunca han comprometido la calidad, utilizando solo alitas de pollo de alta calidad y haciendo sus salsas, incluida su salsa de queso azul hecha con queso azul real, desde cero. Son tan buenos que ocuparon el puesto 14 en nuestra lista de los 25 mejores de Estados Unidos, y dado que Pluckers es el único restaurante de Texas que hace la compilación, también pueden presumir de que sirven las mejores alitas de búfalo en The Estado de la estrella solitaria.


Las mejores alitas de búfalo en Texas se pueden encontrar en Pluckers - Recetas

Tuvimos una gran fiesta de 20 personas el viernes a la hora del almuerzo y lo pasamos de maravilla. Viajando desde Hawái, estábamos emocionados de poder comer con algunos "clientes habituales" de Killeen en Pluckers. Tuvimos un servidor increíble que se mostró optimista y nos hizo saber todas las ofertas especiales del día. El gerente fue muy servicial y, por no hacer una reserva, nuestro grupo no fue un problema para él y su personal. La comida era estupenda, las alas son más como baquetas porque tienen mucha carne. Las salsas picantes para elegir realmente pondrán a prueba su termómetro corporal. ¡GRAN LUGAR!

50 - 54 de 142 críticas

Nunca habíamos oído hablar de este restaurante antes y como era la primera vez que nos alojaba en Killeen, le pedimos a la recepción del hotel una recomendación. Gran recomendación. Muy buena comida, excelente servicio y una gran variedad de cervezas de barril locales y nacionales. Definitivamente lo recomendaría.

Debo admitir. Viví en Austin durante casi 15 años y nunca fui particularmente fanático de Plucker's. Como resultado, puedo contar con una mano la cantidad de veces que he estado en un Plucker mientras vivía en Austin. Sin embargo, desde que me mudé al área de Ft Hood, me encuentro deseando Plucker's. Mi primera visita a mi Plucker local fue para una función de trabajo. y me he convertido en un cliente habitual desde entonces. Me sorprendió gratamente durante mi primera visita y sigo teniendo grandes experiencias. Tienen una respetable selección de cervezas, tanto de barril como de botella. Siempre me siento en el bar y el servicio es siempre rápido, amable y atento. Las alas son de buen tamaño y siempre (hasta ahora) perfectamente cocinadas. Tienen una buena variedad de sabores para elegir. aunque parece que tengo algunas dificultades para alejarme del ajo parmesano picante y la pimienta de limón picante.

Plucker's es un gran lugar para tomar una copa y comer algo con amigos, ver algunos deportes o simplemente tomar una copa y comer por su cuenta. Me alegro de haberle dado otra oportunidad a Plucker. Espero más visitas. Incluso puedo probar otros sabores de alitas (lo dudo).

Alas increíbles y son tan GRANDES. Y sus lados también son increíbles. Las papas fritas caseras son las mejores. Sólo segundo a sus macarrones con queso. conseguir los macarrones con queso fritos también. Tienen más de sándwiches de alas y ensaladas. Muy delicioso


Equipo


Las 12 mejores recetas de alitas de pollo Whole30

1.30 alitas de búfalo al horno Whole30

Tienes que empezar con las alas de búfalo, ¿verdad? Esta receta hace un gran trabajo al combinar una buena mezcla de especias con la salsa picante Frank & # 8217s (que está aprobada por Whole30) para brindarle la experiencia de alitas más clásica. Sumérjalo en Whole30 Ranch para hacerlo aún más delicioso.

Ingredientes:

2. Alitas de pollo al horno clásicas

Para una receta simple y sencilla de alitas de pollo, esto es para ti. No hay nada más saludable que esto. ¡Todo lo que necesitas es pollo y un poco de condimento! Y si te saltas el chapuzón, estarán lo más saludables que puedas. Póngalo junto a un poco de apio o una ensalada de espinacas para una excelente comida a la hora del almuerzo.

Ingredientes:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Dientes de ajo
  • Chile en polvo
  • Polvo de ajo
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Alitas de pollo

3. Alitas BBQ de limoncillo

Estas alitas de Lemongrass BBQ serán un éxito ya sea que toda su familia sea Whole30 o no. ¡Recuerde omitir la miel y usar una salsa de pescado compatible con Whole30! Muchos productos y cocina asiáticos incluyen glutamato monosódico y otros aditivos, así que tenga mucho cuidado al cocinar estos platos.

Ingredientes:

  • La hierba de limón
  • Alitas de pollo
  • Salsa de pescado
  • Dientes de ajo
  • Pimienta negra

4. Alitas de pollo al horno untadas en seco

Nos gusta esta receta porque incluye todo el masaje en seco. Las buenas alitas para frotar en seco cuando se fuman a la perfección dan a las mejores alitas a base de salsa una carrera por su dinero, y esta combinación de especias de The Chunky Chef es realmente genial. Los únicos cambios que debe hacer son eliminar el azúcar morena, usar un aceite más saludable y hacer una salsa para mojar Whole30.

Ingredientes:

  • Chile ancho
  • Pimentón ahumado
  • Cebolla en polvo
  • Sal
  • Azúcar morena (¡omitir!)
  • Chile en polvo
  • Pimenton
  • Comino
  • Polvo de ajo
  • pimienta de cayena
  • Mostaza en polvo
  • Pimienta negra
  • Orégano seco
  • Tomillo seco

5. Alas de búfalo de la freidora de aire

Las freidoras de aire son una excelente manera de evitar el empanizado y, al mismo tiempo, obtener algo de ese crujiente que puede estar deseando. Muchas recetas recomiendan levadura en polvo para hacerlas más crujientes, lo que técnicamente no está aprobado por Whole30, aunque es bajo en carbohidratos y apto para ceto.

Si está siguiendo estrictamente Whole30, entonces use cremor tártaro casero para el polvo de hornear y ghee para la mantequilla. Vale la pena.

Ingredientes:

  • Alitas de pollo
  • Levadura en polvo
  • Sal
  • Pimienta
  • Polvo de ajo
  • Whole30 salsa de búfalo
  • Mantequilla clarificada
  • Ajo
  • vinagre de sidra de manzana

6. Alitas de pollo al horno de sebo

Esta receta de alitas de pollo al horno usa sebo para darle un poco de profundidad adicional, por lo que si está buscando un paso por encima de las alitas al horno, esto funcionará bien. Estos también se hacen sin horno, por lo que si desea una opción de alas más rápida, use esta. Puedes prepararlos en 20 minutos o menos.

Ingredientes:

7. Alas de búfalo flacas

Esta receta le da un giro más ligero a las alitas de búfalo horneadas al mantener la salsa y las salsas un poco más dóciles que otras recetas. Además de omitir el aderezo de queso azul, ¡no necesita cambiar nada sobre esta receta!

Ingredientes:

  • Alitas de pollo
  • Frank y # 8217s RedHot
  • vinagre blanco
  • Orégano
  • Pimenton
  • Polvo de ajo
  • Chile en polvo
  • Sal
  • Pimienta
  • Apio
  • Zanahorias

8. Alitas crujientes con salsa cremosa de ajo

Esta es una receta inteligente que incluye una deliciosa salsa de ajo cremosa Whole30. Es como un restaurante vegano y la salsa se encuentra con una tienda de ala, y estamos aquí para eso. Los anacardos y los aguacates hacen que esta receta brille, y la mezcla de especias es realmente fantástica. ¿Semillas de mostaza y 5 especias chinas? Inscríbeme.

Ingredientes:

  • Alitas de pollo
  • Levadura en polvo
  • Sal del Himalaya
  • Polvo de ajo
  • Semilla de mostaza molida
  • Comino molido
  • Pimienta negra
  • 5 especias chinas
  • Aceite de aguacate

9. Ajo & # 8220Parmesan & # 8221 Alitas de pollo

¿Qué tan bien se ven estos? Esta es otra mezcla de creatividad vegana con deliciosas y abundantes alitas. Al usar levadura nutricional, anacardos, sal y ajo en polvo, puede obtener un efecto de falso parmesano increíble que es realmente delicioso.

Ingredientes:

Ajo & # 8220Parmesano & # 8221 Alitas de pollo

  • Alitas de pollo
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Polvo de ajo
  • Chile en polvo
  • Almidón de patata o harina de tapioca
  • Aceite de aguacate o mantequilla clarificada
  • Dientes de ajo
  • Perejil fresco

10. Alitas picantes de ají y ajo

Aquí somos amantes de las especias, así que tuvimos que incluir algo con un toque un poco más. Esta receta ofrece un montón de excelentes recomendaciones de la marca Whole30 y tiene ese toque de hierbas del cilantro. Si quieres comer alitas que se sientan mitad clásicas y mitad tailandesas, échales un vistazo.

Ingredientes:

  • Alitas de pollo
  • Harina de almendra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Yai & # 8217s Thai Chili Garlic Sauce o mantequilla clarificada
  • Cilantro fresco
  • semillas de sésamo
  • Lima

11. Alitas de pollo tailandesas en olla de cocción lenta Whole30

Sabemos. Las alitas de cocción lenta suenan un poco extrañas, pero créanos, ¡son muy fáciles de hacer y vale la pena el mínimo esfuerzo! Esta receta usa leche de coco para inclinarse realmente hacia el sabor tailandés; inténtelo si se siente un poco exótico.

Ingredientes:

  • Alitas de pollo
  • Mantequilla de almendras
  • Lima
  • Aminos de coco
  • Salsa de pescado
  • Leche de coco
  • Comino
  • Jengibre fresco
  • Cilantro fresco

12. Alitas de pollo Buffalo en olla de cocción lenta

Esta receta utiliza una mezcla de rancho casera para darle el efecto de alitas de rancho sin el suero de leche. Solo toma unos minutos de preparación antes de salir al trabajo para volver a casa y disfrutar de unas increíbles alitas de cocción lenta.

Ingredientes:

  • Alitas de pollo
  • Cebolla seca
  • Perejil seco
  • Eneldo seco
  • Cebollín
  • Polvo de ajo
  • Cebolla en polvo
  • Sal
  • Salsa picante

¡Hay tantas recetas increíbles de alitas de pollo Whole30 para que pruebes! Todo lo que tiene que hacer es elegir uno y modificarlo si es necesario. Solo recuerde mantenerlo limpio, saludable y buena suerte con su viaje Whole30. Lo tienes.


4. Costilla de primera calidad de Texas Roadhouse

Cuando se trata de costillas, Texas Roadhouse es el rey. Con su carne suculenta y sabrosa que & rsquos asó a la perfección, la cadena alimenticia definitivamente ha sacado este plato del parque.

Pero mientras Texas Roadhouse ha logrado mantener su receta en secreto, yo tengo una que se acerca a su costilla deliciosa que se cae del hueso. Claro, lleva un tiempo hacerlo, pero la espera vale la pena al 100%.


16 restaurantes que sirven las mejores alas de búfalo en South Bay

Compartir este:

En el pasado, cuando los dinosaurios vagaban por la Tierra y subíamos el Weber del patio trasero para celebrar el 4 de julio, el aniversario de nuestra libertad y libertad, cocinábamos hamburguesas y perritos calientes a la parrilla. Inhalamos Everest de ensalada de col y ensalada de papas. Y Dios sabe que beberíamos cerveza, mucha, mucha cerveza, de marcas olvidadas con nombres como Old Milwaukee, Pils, Rheingold, Olympia y Jax. Todos los recuerdos repentinos.

Todavía comemos nuestras hamburguesas y perros, y bebemos nuestra cerveza en grandes cantidades. Pero en estos días, al panteón de los grandes platos de barbacoa para consumir en montones de cacareo llega el Cuarto, hay que añadir la muy querida alita de pollo Buffalo. Es un recién llegado relativamente, con seguidores casi obsesivos.

El ala de pollo Buffalo fue inventada en el Anchor Bar en Buffalo, Nueva York, el 30 de octubre de 1964, por la propietaria Teressa Bellissimo en respuesta a un envío excesivo de alitas de pollo ordenadas por su esposo Frank (que había querido espaldas y cuellos para su salsa de espagueti). Este refrigerio de bar picante y frito se convirtió en una de las comidas de pub definitivas del siglo XX (y ahora del siglo XXI). Junto con los nachos, las papas fritas y los aros de cebolla, las alitas son el acompañamiento perfecto para una jarra de cerveza y un juego de pelota en la televisión sobre la mesa de billar, al menos en tiempos & # 8220normal & # 8221.

El plato ofrece un poco de confusión, ya que las alitas bañadas en salsa picante (cortadas en drumettes) se sirven con palitos de apio y aderezo de queso azul. ¿Se sumerge el apio en el aderezo? ¿El aderezo es para las alas? Y si no hace mucho calor, ¿son realmente alitas de pollo Buffalo?

Debo admitir que nunca he probado las alitas de pollo Buffalo dentro de los límites de la ciudad de Buffalo, Nueva York. La última vez que estuve en Buffalo fue a principios de la década de 1960, varios años antes de la invención del ala de pollo y antes de que alcanzara una edad en la que podía entrar legalmente a un bar y pedir un plato, junto con esa otra especialidad bufaloniana llamada el sándwich de ternera con leche.

Según el escritor gastronómico Calvin Trillin, hay varios cientos de lugares en Buffalo donde puedes pedir alitas de pollo Buffalo. Trillin nos dice que, en Buffalo, & # 8221Alitas de pollo siempre se ofrecen & # 8216mild & # 8217 o & # 8216medium & # 8217 o & # 8216hot & # 8217 & # 8230 y siempre van acompañadas de aderezo de apio y queso azul. Comí apio entre alas de pollo. Mojé el apio en el aderezo de queso azul. Mojé las alitas de pollo en el aderezo de queso azul. Más tarde supe que nadie en Buffalo ha sabido con certeza qué hacer con el aderezo de queso azul. & # 8221

En estos días, no nos faltan lugares para comer alitas de pollo aquí en el área de Los Ángeles. Incluso hacen excelentes en lugares tan variados como Hamburger Hamlet, Cheesecake Factory y Chicago Ribs. Pero como siempre, me inclino hacia los lugares más pequeños, donde las alas son iconos semirreligiosos, un ritual que se consume todo el año, pero sobre todo viene el Cuarto.

Y deben estar calientes, lo suficientemente calientes como para causar, como dice un lugar, & # 8221 la vieja nariz que moquea y sudor en la frente & # 8221. confesando crímenes que no había cometido. Gracias a la ciencia agrícola moderna, existen pimientos que se acercan a la letalidad. La cerveza siempre ayuda. Y también el apio y el queso azul. Sin duda, ese es el punto.

Y con eso, aquí están mis restaurantes favoritos de South Bay para alitas de pollo, que siempre viajan bien, para llevar y entregar:

Si bien las alas de búfalo nacieron en la ciudad de Nueva York que toca el lago Erie, se han convertido en un bocadillo popular, incluso un plato principal, en las mesas de almuerzo y cena de todo el país. Afortunadamente, hay varios restaurantes en esta área que sirven versiones sabrosas. (Shutterstock)

Las alitas de pollo Buffalo a menudo se sirven con queso azul o aderezo ranch, pero para aquellos que quieran subir el fuego, hay muchas otras opciones de salsa. (Foto de archivo de Cindy Yamanaka / Registro del Condado de Orange / SCNG)

Las alitas de pollo Buffalo combinan deliciosamente con papas fritas. Otras opciones de acompañamiento incluyen aros de cebolla y nachos. (Shutterstock)

Ya sea que las disfrute picantes o no, las alitas de pollo Buffalo combinan bien con una infusión fría. Palitos de apio y zanahoria con queso ranch o azul es un lado popular. (Shutterstock)

Pollo de charla de pájaro

29505 S. Western Ave., Rancho Palos Verdes 310-935-7759, www.birdtalkchicken.com

Las opciones aquí son pollo y más pollo, junto con pollo al lado. Bueno, casi. También hay gofres fritos, gofres de suero de leche, repollo, encurtidos fritos y Loaded Tots, cubiertos con tocino, queso cheddar y cebolletas. Pero sobre todo, hablan gallina en Bird Talk.

Puede tener sus alitas en cualquiera de los siete sabores: búfalo, mango-habanero, mantequilla de miel, ajo parmesano, limón con pimienta, limón con pimienta mojada y "Signature Bird Sauce". Puede tenerlos como un combo de seis piezas con un lado y un sabor en un combo de 10 piezas con un lado y dos sabores o en un combo de 20 piezas con dos lados, dos sabores y dos bebidas. ¡Agradable!

Puede tener su pollo en oferta o en piezas enteras. O en cualquiera de los sándwiches sazonados creativamente: The Original es una pechuga de pollo frita crujiente con mayonesa de suero de leche, ensalada de col, encurtidos kosher y una selección de acompañamientos y salsas. (Salsa Comeback, Ranch, mostaza y miel, salsa de aves, queso azul o barbacoa). El sándwich picante sube la apuesta con una pechuga de pollo frito cajún, alioli de pimienta fantasma y queso Tillamook.

Hay un sándwich de pollo a la parrilla que viene con aguacate, lechuga, tomate, tocino ahumado de madera de manzano y mayonesa. Lo que supongo que lo hace saludable. Pero el pollo frito tiene que estar frito para ser pollo frito. No a la parrilla. Mi dieta anual terminó (como siempre) alrededor del 2 de enero. ¡Que empiece la crisis!

Pollo bomba

¿Es el pollo la bomba en Bomb Chicken? Bueno, por supuesto que lo es: esta tienda de pollo coreana debería hacer estallar tus papilas gustativas con un exceso de sabor. Las alitas vienen con tres salsas: la casa ultra crujiente con una salsa a base de soja y pimienta las alas con salsa yang-nyum (hecha de ajo picado, cebolletas picadas, semillas de sésamo tostadas, aceite de sésamo tostado, el pimiento rojo coreano en polvo llamado gochu garu y soja estilo coreano, que es menos salada que otras sojas) y las alas de soja y ajo.

The Bomb hace lo mismo con muslos, pollo entero y pechugas de pollo.

Si tiene ganas de probar algo fuera del mapa, pruebe el takoyaki: panqueques fritos con pulpo adentro. Me gusta la ensalada de repollo con mayonesa de sésamo negro. No tengo idea de lo que hacen los palitos de mozzarella en el menú, pero ahí están.

El búfalo Spot

3286 W. Slauson Ave., Crenshaw, 323-299-9885 1307-1 Sepulveda Blvd., Torrance, 424-263-5665 241 W. Carson St., Carson, 424-364-0344 www.thebuffalospot.com

Con sucursales en todo California, Arizona, Nevada y Texas, esta cadena de alas, “Hogar de las mundialmente famosas papas fritas de búfalo”, está bastante cerca de ser ubicua. El servicio es rápido, las opciones van desde simples (deshuesadas, tradicionales o tiernas) hasta algo alocadas.

Hay 13 salsas afortunadas, que incluyen suave, mediana, chipotle, picante original, barbacoa de miel, piña jalapeño, ajo parmesano, Atomic Hot, teriyaki, pimienta de limón y jerk jamaicano. Como soy un tipo anticuado, el hot original me queda bien, aunque la elección de aderezos ranch o de queso azul en el costado es muy apreciada para enfriar tus jets.

Al igual que con Wingstop y Krispy Krunchy, estas son alas destinadas al consumo masivo. La buena noticia es que están en todas partes. La presencia de una ensalada de pollo Buffalo es un poco de disonancia cognitiva culinaria: ¿partes de pollo frito y verduras de ensalada? También hay batidos, burritos y palitos de pan. Lo que me recuerda a los palitos de pan de Olive Garden. Es decir, más pan que barra. Bueno, se bañan muy bien en las salsas.

Bollo cloqueando

1100 W. Florence Ave., Inglewood 424-223-5037, www.cluckinbun.com

Cluckin ’Bun se proclama a sí mismo como el" Pollo Nashville más picante de Inglewood ". ¿Y quién soy yo para no estar de acuerdo? Especialmente cuando consideras que el giro aquí es que los Cluckers (¡así es como los llaman!) Están empanizados con Hot Cheetos. Me impresiona que el stand comparta con tanto orgullo su ingrediente secreto que no se hace a menudo.

Y déjame decirte, además de que este es un buen destino para freír tus kishkas, también es un lugar deslumbrante para cuando estás especialmente hambriento. Puede obtener sus alitas de pollo con queso Cheeto en órdenes de seis piezas, 12 piezas o 20 piezas como máximo, porque le prometo que terminará hasta el último de ellos, esto no es comida ... es una adicción.

Ordene el combo Mother Clucker (¡no me estoy inventando estos nombres!): Dos sándwiches de pollo frito, con papas fritas y una bebida de fuente de 32 onzas por $ 14.99. Mucha comida. Mucho para beber. Muchos Cheetos calientes. Y picante también. ¡La vida es buena cuando la vives en Cluckin ’!

Pollo Hotville

4070 Marlton Ave., Baldwin Hills 323-792-4835, www.hotvillechicken.com

El menú viene en un palito de madera, una especie de abanico de la vieja escuela, que puede usar para enfriar su frente febril, o simplemente sostener como un helado mientras considera qué pedir. Las opciones no son muchas. Pero son suficientes.

Quieres pollo; de hecho, si estás aquí, es porque necesitar ¡pollo! Hay un cuarto de pechuga, un cuarto de pierna, medio pollo, un pollo entero y alitas: alitas, tan buenas, tan crujientes y calientes como las alitas. Pero entonces, en Hotville, tanto es bueno, tanto es mejor que bueno, tanto es sublime.

Todo el menú merece una buena alimentación. Hay una creación llamada The Shaw Sandwich: pechuga de pollo en un bollo de brioche tostado con un "picante para untar", pepinillos encurtidos, "ensalada de kales" y papas fritas. También hay una opción de pescado frito, elaborado con swai, un tipo de bagre, que resulta tan picante y sabroso como el pollo. De hecho, es un pescado muy impresionante, húmedo y tierno. Como el pollo. Es decir, simplemente hablando de una maravilla. Y no solo por sus endiabladas especias. O al menos, potencialmente diabólico.

Los niveles de especias son cuatro: West Coast Plain, Cali Mild, Music City Medium y Nashville Hot, ¡que el menú clasifica como un "12" en una escala que sube hasta 10 "! (El personal lo obsequiará felizmente con historias de tipos de machos que insistieron en el Nashville Hot y se sentaron en su mesa poniéndose tan rojos como el pollo, con pequeñas bocanadas de humo saliendo de sus oídos. Créame, el Cali Mild, clasificado en un "4" es fácilmente lo suficientemente caliente. Después de eso, pasa del placer al dolor, excepto para aquellos que encuentran placer en el dolor.

La especia está en la masa, que es espesa, sustancial y crujiente hasta el punto de que se rompe con cada bocado. Tampoco se desprende fácilmente, es una masa que se ha soldado a la carne de pollo. Pero incluso si logras hacer algo, encontrarás que la especia también está en el pollo. Los pimientos no se pueden negar. Exudan, dominan, son de lo que se trata el plato: la razón de ser.

Los trozos de pollo vienen encima de pan blanco, con rebanadas de pepinillos. El pan blanco es una tradición en el sur, y eso es todo. El trigo integral no es una opción. Suponiendo que necesite más, hay macarrones espesos y cremosos con queso ahumado, un trío de frijoles horneados a la barbacoa increíblemente bueno, una ensalada de papas ridículamente deliciosa, maíz en mazorcas, el repollo antes mencionado (¿col rizada? ¡Bienvenido a Los Ángeles!) - y los fines de semana, gofres . Pollo y gofres: ¡la perfección!

Kim Prince nos ha traído una muestra del verdadero negocio. Todo lo que falta es el ambiente de Music City. Pero luego, cuando estás cavando en un cuarto de pierna, puede que eso no importe. El centro comercial se desvanecerá. El único sonido es la sangre picante que late en tus oídos.

Pollo Krispy Krunchy

11741 Hawthorne Blvd., Hawthorne 310-675-4104, www.krispykrunchy.com

Krispy Krunchy Chicken se describe como "uno de los conceptos de restaurante de servicio rápido (QSR) basado en tiendas de conveniencia de más rápido crecimiento en la nación". El lema es "Recién hecho ... Perfectamente cajún". Hay ramas prácticamente en todas partes. Y aunque tengo una inclinación innata hacia las tiendas de pollo dedicadas, tanto individuales como de cadena, Krispy Krunchy puede estar a la altura de su nombre, ofreciendo alas de búfalo con una opción de salsa Krispy, salsa tradicional y salsa agridulce, en grupos de cinco, diez. , 20 y 40.

Y bueno, como están dentro de tiendas de conveniencia, puedes conseguir una amplia variedad de cervezas y otros bocadillos. Han existido desde 1989 y tienen alrededor de 2500 puntos de venta en 47 estados, Samoa Americana y México. Vienen con galletas de mantequilla de miel. Cuando lo necesitan, ahí están. Krispy, krunchy ... y caliente para llevar.

Hay tres opciones de alitas de pollo en el menú, junto con cualquier cantidad de platos de pollo más grandes. "El Oscar" ofrece un trío de alitas de pollo, sémola, un huevo y una galleta "esponjosa". "Obama's Special" son las mismas tres alas, pero en este caso una opción de waffle, ensalada de papas o papas fritas. Y luego, está el "Número 20", tres alitas de nuevo, esta vez con una selección de verduras o papas cubiertas con salsa de cebolla.

Y a pesar del peso de algunas de las guarniciones, las alitas se encuentran entre las más modestas del menú. En Roscoe & # 8217s, que ha sido una institución desde 1975, las reglas del chow. Y gobierna a lo grande. Este es, a la vez, un restaurante donde la elección es fácil - y también muy complicada.

Supongo que la forma más sencilla de hacerlo es con uno de Herb & # 8217s Specials (Herb Hudson es el fundador). Hay & # 8217s medio pollo (y un pollo muy grande), frito sureño en una corteza tan buena que incluso si te comprometes a no comer la corteza, lo harás, servido sobre un par de los mejores waffles de la ciudad. Los gofres y el pollo simplemente gotean mantequilla. O, si obtiene la variación adyacente, gotean salsa y las cebollas más dulces, suaves y sabrosas de la historia. Y eso es sólo una pequeña muestra del menú.

Está, por ejemplo, el Sir Michael: un cuarto de pollo cubierto con salsa y cebollas, con sémola y galletas calientes. Alimento del alma encarnado. Muévase hasta Lord Harvey y el pollo se reducirá a la mitad.

Para mí, Roscoe & # 8217s tiene que ver con su homónimo: pollo (específicamente frito sureño) y waffles. Pero hay un montón de acción adicional de pollo que se puede encontrar aquí. Hay, por ejemplo, una sección del menú dedicada a & # 8220New Chicken Chili & # 8221. Puede obtener un plato con arroz o frijoles. Puedes conseguirlo en un bollo (& # 8220Dave & # 8217s Sloppy Chili & # 8221). O puede obtenerlo sobre papas fritas con queso. Es bueno. De hecho, es muy bueno. Pero yo vivo por la corteza y los waffles. Y eso es todo.

24231 Crenshaw Blvd., Torrance, 310-214-9464 20796 Hawthorne Blvd., Torrance 310-530-9464 www.wingstop.com

Al igual que BBQ Chicken and Gus's y Krispy Krunchy, Wingstop dice mucho sobre nuestra obsesión nacional con el pollo frito en general y las alitas de pollo en particular. Wikipedia lo define como "una cadena de restaurantes nostálgicos con temas de aviación que se especializan en alitas de pollo. Las ubicaciones de Wingstop están decoradas siguiendo un tema de aviación "pre-jet" de las décadas de 1930 y 1940. La cadena de restaurantes fue fundada en 1994 en Garland, Texas, y comenzó a ofrecer franquicias en 1998. Desde entonces, Wingstop se ha convertido en una cadena con más de 1,000 restaurantes abiertos o en desarrollo. La cadena tiene su sede en Addison, Texas ".

En otras palabras, puede detenerse en un Wingstop para obtener alas en la mayoría de los lugares de esta nación nuestra. Olvídese de la tarta de manzana: las alas son la encarnación de Estados Unidos. (Dicho esto, también hay sucursales en el Reino Unido, Australia, Arabia Saudita, Indonesia, Malasia, México, Panamá, Filipinas, Rusia, Singapur, Colombia y los Emiratos Árabes Unidos. ¿Colonialismo culinario?)

Las alas son buenas, a menudo muy buenas, llegan con hueso o deshuesadas, en sabores como hawaiano, ajo parmesano, pimienta limón, nogal ahumado, limón picante, atómico, mango habanero, cajún, picante coreano y más. Y solía haber más, como cítricos brasileños, Old Bay, harissa, Volcano y Dragon's Breath.

Por supuesto, hay frijoles horneados con bourbon de Kentucky a un lado, junto con maíz frito cajún. Que haya sucursales en Rusia me desconcierta. Pero supongo que las alitas de pollo y el vodka van bastante bien. Supongo.


¡COMER!

Una vez hecho, sácalos de la parrilla y déjalos reposar unos minutos en cualquier molde para hornear o tabla de cortar. En este punto, puede aplicar una salsa si lo desea. Simplemente colóquelos en un tazón pequeño y agregue su salsa favorita y mezcle para que se aplique de manera uniforme.

Te recomiendo que comas un ala ahumada ANTES de agregar la salsa. Puede encontrar que solo quiere comerlos simples.

Esto se debe a que son increíblemente buenos sólo con el humo.

Si desea poner la cereza proverbial en la parte superior con estas alitas de pollo ahumadas, debe preparar un lote de salsa BBQ blanca de Alabama para estas y un postre delicioso para acompañar sus alitas de pollo ahumadas. Prueba esta receta de bolas de mantequilla de maní.

Por supuesto, serán la bomba con una salsa picante o salsa barbacoa favorita de tu elección.

La salsa combina muy bien con estas alas.

Algo sobre una salsa picante ligeramente avinagrada con el humo de las alas que hace que todo se junte para formar un & # 8216whole & # 8217 perfecto.

Hacer la salsa es muy fácil, échale un vistazo aquí.

Nos encantan las alas en nuestra casa. Los amamos de esta manera y de esa manera. Al horno, frito, ahumado & # 8230 no importa.

Diré, sin reservas, que este es el más sorprendentemente delicioso.

Haré esta receta 2-3 veces más que el método estándar para hornear o freír.

Esperamos que pruebes esta receta y nos encantaría saber de ti para ver qué piensas. ¡Gracias y feliz fumando!


Qué hacer en Buffalo

Para muchos viajeros, la ciudad y la proximidad de las Cataratas del Niágara es la razón principal para visitar Buffalo. Sin embargo, sostenemos que la principal razón para visitar las Cataratas del Niágara es su proximidad a Buffalo.

Estas son las atracciones de Buffalo que no debe perderse durante su viaje gastronómico:

Casa Martin

Frank Lloyd Wright & rsquos Martin House es un tesoro arquitectónico en medio de Buffalo.

Los fanáticos de la arquitectura se llevarán el premio gordo en Buffalo mientras atraviesan la ciudad diseñada por Frederick Law Olmstead y verán sus muchas casas y edificios interesantes.

El edificio más notable de la ciudad, Frank Lloyd Wright y rsquos Martin House, es una fascinante atracción de Buffalo que es una visita obligada para todos los viajeros que aprecian la arquitectura y la historia.

Esta pérgola de ladrillos se extiende desde Frank Lloyd Wright y rsquos Martin House hasta su invernadero.

La casa atemporal de Martin puede haber sido construida hace más de un siglo, pero la casa respira vida en cada esquina.

Desde espacios de vida cómodos pero abiertos, adornados con chimeneas hasta la pasarela neoclásica de Wright & rsquos y una réplica de la Victoria alada de Samotracia en el invernadero, esta casa tiene una arquitectura habitable pero asombrosa que no se puede expresar en meras fotos.

La historia de Martin House y sus dueños es parte del tejido Buffalo & rsquos. La casa restaurada no solo es un tesoro arquitectónico, sino que su historia es tremenda.

Galería de arte Albright-Knox

Los fanáticos del arte moderno no se sentirán decepcionados por Buffalo & rsquos Albright Knox Art Gallery.

Los buitres de la cultura no se decepcionarán cuando visiten Buffalo. La Galería de Arte Albright-Knox presenta una colección de arte moderno de clase mundial con obras de Picasso, Pollack y Matisse.

Andy Warhol pintó este colorido retrato de Seymour H. Knox. La pintura ahora se encuentra en la Galería de Arte Albright Knox en Buffalo.

Este museo está convenientemente ubicado y ofrece un amplio estacionamiento. Independientemente del clima, planee pasar algún tiempo aquí alimentando su alma entre comidas.

Museo Pierce-Arrow

James Sandoro ha acumulado una increíble colección de automóviles y la exhibe con orgullo en su Museo Pierce-Arrow en Buffalo.

Los aficionados a los coches antiguos pueden retroceder en el tiempo con una visita al Museo Pierce-Arrow. Este museo único contiene una cantidad prodigiosa de recuerdos del fabricante de automóviles del oeste de Nueva York, así como automóviles, bicicletas, motocicletas e incluso carritos de golf antiguos.

Lo más destacado son los automóviles Pierce-Arrow y la estación de servicio de Frank Lloyd Wright, única en su tipo, ubicada dentro del museo. En muchos sentidos, este museo ofrece una lección de historia sobre Buffalo a través de su ecléctica colección de automóviles.

Actividades familiares

La colección del Museo Pierce Arrow presenta juguetes para niños de todas las edades.

Más allá de visitar el Museo Pierce-Arrow, las familias pueden aventurarse a Canalside en el puerto de Erie Canal & rsquos para disfrutar de actividades que incluyen paseos en bote en el verano y patinaje sobre hielo en el invierno. También pueden pasar el rato en Larkinville y disfrutar de actividades como conciertos al aire libre y Food Truck Tuesday.

Barrios de Buffalo

Los bufalonios como Amy Goodrich aman sus vecindarios y su comida.

Disfrutamos explorando diversos vecindarios de Buffalo, especialmente Allentown y Elmwood Village. Coincidencia o no, estos barrios albergan muchos de los nuevos restaurantes y bares de la ciudad y rsquos.

Al final del día, Buffalo es una ciudad de vecindarios. Y comida. En otras palabras, es nuestro tipo de ciudad.


19 restaurantes que sirven las mejores alas de búfalo en el Valle de San Gabriel

Compartir este:

Back in the day, when dinosaurs roamed the Earth and we cranked up the backyard Weber to celebrate the Fourth of July — the anniversary of our freedom and liberty — we’d cook hamburgers and hot dogs on the grill. We’d inhale Everests of coleslaw and potato salad. And Lord knows we would drink beer, lots and lots of beer, from long-forgotten brands with names like Old Milwaukee, Pils, Rheingold, Olympia and Jax. Sudsy memories all.

We still eat our burgers and dogs, and drink our beer in copious quantities. But these days, to the pantheon of great barbecue dishes to consume in clucking heaps come the Fourth, we must add the much-loved Buffalo chicken wing. It’s a relative newcomer, with a nigh-on obsessive following.

The Buffalo chicken wing was invented at the Anchor Bar in Buffalo, New York, on Oct. 30, 1964, by owner Teressa Bellissimo in response to an excess shipment of chicken wings ordered by her husband Frank (who had wanted backs and necks for his spaghetti sauce). This spicy deep-fried bar snack went on to become one of the definitive pub foods of the 20th (and now the 21st) century. Along with nachos, French fries and onion rings, wings are the perfect accompaniment to a pitcher of beer and a ballgame on the TV over the pool table — at least it was back in “normal” times.

The dish does offer some bits of confusion, for the hot sauce drenched wings (cut into drumettes) are served with celery sticks and blue cheese dressing. Is the celery to be dipped in the dressing? Is the dressing for the wings? And if it’s anything less than extremely hot, are they really Buffalo chicken wings?

I must admit that I’ve never tasted Buffalo chicken wings within the city limits of Buffalo, New York. The last time I was in Buffalo was in the early 1960s, several years before both the invention of the chicken wing, and before my achieving an age at which I could legally enter a bar and order a plateful, along with that other Buffalonian specialty called the beef-on-weck sandwich.

According to food writer Calvin Trillin, there are several hundred places in Buffalo where you can order Buffalo chicken wings. Trillin tells us that, in Buffalo, ”Chicken wings are always offered ‘mild’ or ‘medium’ or ‘hot’…and they are always accompanied by celery and blue cheese dressing. I ate celery between chicken wings. I dipped the celery into the blue cheese dressing. I dipped chicken wings into the blue cheese dressing. I learned later that nobody in Buffalo has figured out for sure what to do with the blue cheese dressing.”

These days, we have no lack of places to go for chicken wings here in the Los Angeles area. They even do terrific ones at spots as variant as Hamburger Hamlet, Cheesecake Factory and Chicago Ribs. But as ever, I lean toward the smaller places, where wings are semi-religious icons, a ritual consumed all year round — but especially come the Fourth.

And they should be hot — hot enough to cause, as one place says, ”the old runny nose, and sweat on the forehead.” Hot enough that, after half a dozen wings, you’ll start babbling incoherently, and confessing to crimes you hadn’t committed. Thanks to modern agricultural science, there are peppers out there that approach lethality. Beer always helps. And so does the celery and blue cheese. Surely, that’s the point.

And with that, here are my favorite San Gabriel Valley restaurants for chicken wings — which always travel well — for takeout and delivery:

Whether you enjoy them spicy hot or not, Buffalo chicken wings go well with a cold brew. Celery and carrot sticks with ranch or blue cheese is a popular side. (Shutterstock)

Buffalo chicken wings pair deliciously with fries. Other side options include onion rings and nachos. (Shutterstock)

While Buffalo wings were born in the New York city that touches Lake Erie, they have become a popular snack — even a main course — on lunch and dinner tables around the country. Fortunately, there are several restaurants in this area serving tasty versions. (Shutterstock)

Buffalo chicken wings are often served with blue cheese or ranch dressing, but for those wanting to turn up the heat there are many other sauce options. (File photo by Cindy Yamanaka/Orange County Register/SCNG)

Bad Mutha Clucka

How good are the wings at Bad Mutha Clucka? So good you better wear something washable, cause you’re gonna find a big mess of sauce and bits on your clothing, if you’ve eaten with sufficient relish — which is to say, sauce. Lots of sauce.

The wings are complex constructs of birdness — the Chipotle Honey Wings come not just chipotle honey glazed, but also topped with cotija cheese and scallions, with a miso based ranch dressing. The K-Pop Wings are honey glazed and drizzled with Sriracha mayo, topped with wasabi furikake and scallions, once again with that wonderful miso ranch. The Haus Wings lean toward a Sriracha Buffalo sauce, this time with miso blue cheese so good you may spread it on your fingers just for the pleasure.

The barbecue wings are almost traditional, served with the miso ranch. The Nashville Hot are, well, not for the faint of palate. And for those with serious fear of frying their taste buds, there are plain wings, an excellent in pure and applied crunch.

6717 Comstock Ave., Whittier 562-696-1111, www.bellybombz.com

Belly Bombz Kitchen is pretty much perfectly named. In an age of restaurant names that simply ooze healthy, organic, natural, farm-to-table, warm and cozy, Belly Bombz is unapologetically what it claims to be — a casual café that serves dishes that hit you in the gut, and stay there until your body figures out what the heck is going on.

This is a restaurant of belly “bombz” that will make your belly very happy to have been bombed. The fusion here is heavy. The elotes is white corn with bacon and a Korean chili aioli mayo — Mexican-Korean dish that cannot be denied. The chicken skin chicharrones stands somewhere between Latino and Jewish — fried chicken skin is a longtime Eastern European favorite it comes with garlic salt for dipping, should you need more.

And then, there’s the hot Cheetos mac, which is — yes! — mac and cheese made using Cheetos instead of macaroni, a touch of culinary genius, for Cheetos have crunch, where mac doesn’t. But that’s just a warmup — and it will warm you up.

You need to move into the Bombz Zone, which begins with the wings, served both with the bone and without. (I prefer with the bone because it slows down my eating, and gives me something gnaw on).

The wings come in eight flavors, all of them pretty much over the top, with an outlandish crust, thanks to the kitchen’s taste for coatings like burnt sugar, parmesan and Sriracha. Order too many they taste good later as well, if any actually survive their first appearance.

There’s a Korean-style fried chicken sandwich — which means the chicken crackles with every bite — along with a bulgogi burger to which you can add a second patty and a fried egg, in case you’re a bit peckish. The truffle burger isn’t expected, but there it is. The pulled pork grilled cheese sandwich is expected, and there it is too. And for those who want to go out in style, there’s a coffee stout variant on poutine, along with pork belly fries.

Bomb Chicken

2300 Garfield Ave. S., Monterey Park 323-530-0355, www.bombchickenla.com

Is chicken the bomb at Bomb Chicken? Well, of course it is — this Korean chicken shop should blow up your taste buds with an excess of flavor. The wings come with three sauces — the house ultra crispy with a soy and pepper based sauce the wings with yang-nyum sauce (made from minced garlic, chopped scallions, roasted sesame seeds, toasted sesame oil, the Korean red pepper powder called gochu garu, and Korean style soy, which is less salty than other soys) and the soy-garlic wings.

The Bomb does the same thing with drumsticks, whole chicken and chicken breasts.

If you feel like trying something off the map, try the takoyaki — deep-fried pancakes with octopus inside. I like the cabbage salad with black sesame mayo. I have no idea what mozzarella sticks are doing on the menu, but there they are.

101 W. Main St., Alhambra, 626-293-5520 12824 Hadley St., Whittier, 562-464-1780 1721 Durfee Ave., S. El Monte, 626-522-1401 www.thechickenkoop.com

The logo at The Koop is a chicken (a kind of angry looking rooster, I think). There’s a framed sign on one red wall that reads: “I’ve Got OCD (Obsessive Chicken Disorder).” Another reads: “Money Can’t Buy Happiness. But It Can Buy Chickens.”

And though I’m sure the vegetarian portobello wrap is a perfectly fine creation, and the roasted street corn, topped with mayo, cotija cheese and chili powder is just fine, the bird is the raison d’être of The Koop. And well it should be. Eat here, and you may never touch a hunk of KFC’s high-fat, high-sodium product again.

That they could cook so many chickens, for so many diners, and each one of them (far as I can tell) is done just right, is a tribute to the Obsessive Chicken Disorder that afflicts the place. They do wings with five sauces, all tasty as could be, flavoring wings that are crispy to the point of obsessiveness — house pepper, Buffalo, barbecue, maple Sriracha, and the spiciest of them, called “grumpy.” (This is a very funny place on so many levels!)

The birds are both crisp on the outside, with a fine layer of mouth-happy spice, and moist on the inside — but without being undercooked, which is no small trick. Though the cucumber salad is a pretty good counterpoint, the garlic fries call out to me, the potato salad is good stuff. And who doesn’t like corn on the cob with their chicken — Mexican style or otherwise?

Look, not to spoil the fun, but one of the great pleasures of the roast chicken at The Koop is its…purity. Es lo que es. Which is a fine, tasty, crispy, juicy roast chicken. Why mess with that? No less an authority than the great chef Jonathan Waxman has said that a roast chicken is “the litmus test for any good chef.”

There are those who venture to Paris solely for a taste of the roast chicken at Chez l’Ami Louis, and to San Francisco to taste the equally famous bird at the Zuni Café. I won’t suggest the chicken at The Koop is as good. But I also won’t suggest it isn’t. I’ve really enjoyed what I’ve tasted. I’ll leave the poutine to those who need the distraction. For me, it’s, “Hey, you gonna eat that wing?”

Hot Wings Café

89 E. Colorado Blvd., Pasadena 626-449-9055, www.hotwingscafe.net

Dating back to 1986, Hot Wings is actually a full-service, full-menu, beer-intensive sports bar, built around hot wings done two ways. One is the Buffalo style chicken wings, dipped in a choice of mild, hot, extra hot, barbecue, spicy barbeuce and lemon pepper sauce, accompanied by the house-made ranch dressing or blue cheese dressing and, yes celery and carrots sticks. (The eight-piece combo comes with curly fries — yummo!) The alternative is the boneless chicken wings, with a choice of the same six sauces, and the option of cheese fries, onion rings or fried zucchini.

Party Platters range from 50 wings ($47.95) to 1,000 wings ($846.75). There’s a price option for every 50-wing upgrade. Tasty…but so obsessive.

Krispy Krunchy Chicken

13106 Valley Blvd., La Puente, 626-333-6771 11025 Washington Blvd., Whittier, 562-463-1719 19725 Colima Road, Rowland Heights, 909-444-6816 www.krispykrunchy.com 240 W. Main St., Alhambra, 626-289-2448, www.bigtminimart.com

Krispy Krunchy Chicken is described as “one of the fastest-growing convenience store based quick-service restaurant (QSR) concepts in the nation.” The slogan is “Freshly Made…Perfectly Cajun.” There are branches pretty much everywhere. And though I have an innate leaning toward dedicated chicken shops — both individual and chain — Krispy Krunchy can live up to its name, offering Buffalo wings with a choice of Krispy Sauce, Traditional Sauce and Sweet & Sour Sauce, in groupings of five, 10, 20 and 40.

And hey, since they’re inside convenience stores, you can get a wide assortment of beers and other snacks. They’ve been around since 1989, and they have about 2,500 outlets in 47 states, American Samoa and Mexico. They come with honey butter biscuits. When in need, there they are. Krispy, krunchy…and hot to go.

Roscoe’s House of Chicken N Waffles

There are three chicken wing options on the menu, along with any number of larger chicken platters. “The Oscar” offers a trio of chicken wings, grits, one egg and a “fluffy” biscuit. “Obama’s Special” is the same three wings, but in this case a choice of a waffle, potato salad or french fries. And then, there’s the “Number 20,” three wings again, this time with a choice of greens or potatoes smothered in gravy with onions.

And despite the heft of some of the side dishes, the wing plates are among the most modest on the menu. At Roscoe’s — which has been an institution since 1975 — the chow rules. And it rules large. This is, at once, a restaurant where the choice is easy — and also very complicated.

I suppose the simplest way to go is with one of Herb’s Specials (Herb Hudson is the founder). There’s half a chicken (and a very big chicken), Southern fried in a crust so good that even if you pledge not to eat the crust, you will, served over a pair of the best waffles in town. The waffles and the chicken just drip butter. Or, if you get the adjacent variation, they drip gravy and the sweetest, softest, tastiest onions ever. And that’s just a small taste of the menu.

There is, for instance, the Sir Michael — a quarter chicken covered with gravy and onions, with grits and hot biscuits. Soul food incarnate. Move up to the Lord Harvey, and the chicken grows to a half.

For me, Roscoe’s is all about its namesake — chicken (specifically Southern fried) and waffles. But there’s plenty of additional chicken action to be found here. There is, for instance, a section of the menu dedicated to “New Chicken Chili.” You can get a bowl over rice or beans. You can get it in a bun (“Dave’s Sloppy Chili”). Or you can get it over cheese fries. Es bueno. Actually, it’s very good. But I live for the crust, and the waffles. Y eso es todo.

1279 N. Lake Ave., Pasadena, 626-798-2800 1709 E. Colorado Blvd., Pasadena, 626-578-9464 465 N. Azusa Ave., West Covina, 626-331-9464 13345 Telegraph Road, Whittier, 562-777-9464 10722 Beverly Blvd., Whittier, 562-699-9464 www.wingstop.com

Like BBQ Chicken and Gus’s and Krispy Krunchy, Wingstop speaks volumes about our nationwide obsession with fried chicken in general, and chicken wings in particular. It’s defined by Wikipedia as “a chain of nostalgic, aviation-themed restaurants specializing in chicken wings. Wingstop locations are decorated following a 1930s and 1940s ‘pre-jet’ aviation theme. The restaurant chain was founded in 1994 in Garland, Texas, and began offering franchises in 1998. Since then, Wingstop has grown into a chain with more than 1,000 restaurants either open or in development. The chain is headquartered in Addison, Texas.”

In other words, you can stop at a Wingstop for wings most everywhere in this nation of ours. Forget apple pie — wings are America incarnate. (That said, there are also branches in the United Kingdom, Australia, Saudi Arabia, Indonesia, Malaysia, Mexico, Panama, Philippines, Russia, Singapore, Colombia and the United Arab Emirates. Culinary colonialism?)

The wings are good, often very good, arriving on the bone or boneless, in flavors like Hawaiian, garlic parmesan, lemon pepper, hickory smoked, hot lemon, atomic, mango habanero, Cajun, spicy Korean and more. And there used to be more — like Brazilian citrus, Old Bay, harissa, Volcano and Dragon’s Breath.

Of course there are Kentucky bourbon baked beans on the side, along with Cajun fried corn. That there are branches in Russia befuddles me. But then, I guess chicken wings and vodka go together pretty well. I guess.


Once upon a time, in the small South Texas town of Flour Bluff, there was a little boy named Ricardo Alaniz. he had a passion for food and loved helping people. he loved the life he built for himself, but his passion always drove him. He knew he could bring joy to the world through great food.

In a little town called Tilden, Texas, he opened his first restaurant. He worked tirelessly, perfecting his recipes and building relationships with his customers. They knew they could count on him for amazing food, especially his chicken wings.

He loved this life, but his hometown was tugging at his heart. The more time he spent away from Flour Bluff, the more he knew he wanted to go back. He wanted to bring them his crowning achievement. Something that he worked so hard to perfect: his famous chicken wings.

A top seller at his restaurant, he knew that his wings and sauce were going to be a hit with the good people of flour bluff. He followed the dream in his heart, finally returning to his hometown to open his second restaurant, Bluffalo Wings Co.

Of course, the boys and girls and all the good people of Corpus Christi screamed and cheered when they found out they would soon all be lost in the sauce.


Sweetened Mustard-Curry Chicken Wings

Richard Jung / Getty Images

The curry flavored sauces used to season these chicken wings gets split in half and used as a marinade at the beginning and a sauce to coat the wings once they are grilled. This is a fantastic way to make better than the typical chicken wings.